Blim, o las patadas de ahogado de Televisa

Las redes sociales revientan con burlas al nuevo servicio de Televisa: Blim. Se trata de un competidor de Netflix. Al igual que éste, el nuevo servicio ofrece servicios de video por streaming. Me inscribí para ver qué tan bien o mal les salió, y el resultado es miserable.

Todas las burlas están justificados. Blim es un servicio mal diseñado, mal pulido, mal concebido y mal ejecutado. Es un desastre de principio a fin. No digo esto tanto para defender a Netflix, que también tiene sus aspectos criticables, pero Blim es definitivamente una vergüenza.

Cuando me inscribí, llegó a mi correo electrónico un mensaje escrito con las patas:

 photo Screenshot at 2016-02-27 143045_1.png

Al acceder, la interfase del servicio tiene lo mínimo indispensable para ser usable. Divide el contenido en cuatro categorías bastante ambiguas: Series, Películas, Novelas y Programas. Las películas y las novelas son comprensibles, pero ¿cuál es la diferencia entre las series y los programas?

 photo Screenshot at 2016-02-27 143105_1.png

El contenido es escasísimo y muchas de las ofertas son de risa. No hay ninguna coherencia en qué película aparece al lado de la otra y, para colmo, requiere Microsoft Silverlight para funcionar. Esto crea incompatibilidades con algunos sistemas. Netflix cambió su sistema a HTML5 hace un buen tiempo, lo cual garantiza compatibilidad con cualquier navegador o dispositivo.

 photo Screenshot at 2016-02-27 143123_1.png

Esta página parece diseñada por estudiantes, como proyecto final para alguna materia de la universidad. El diseño es horroroso, la interfaz confusa, el rendimiento pobre, la tecnología antigua. Semeja un prototipo no terminado.

¿Por qué Televisa decidió liberar un servicio tan al vapor? Desesperación. Si confiamos en las noticias recientes, los tiempos no son buenos para el gigante de los medios. Mientras insistían en mantener un sistema obsoleto y contenidos mediocres, otras opciones le han ganado parte del pastel. Principalmente Netflix, pero básicamente todos los contenidos digitales le roban público.

Los viejos métodos autoritarios, que tanto le sirvieron en el pasado, no son compatibles con Internet y la forma de pensar de las nuevas generaciones. Con esto no quiero dar a entender que deposito mi confianza en los Milennials. Sólo que tienen otra forma de entretenerse: Redes sociales, contenidos en línea, Youtubers, etc.

Televisa poco a poco se ha dado cuenta que el Internet no se irá a ninguna parte, y que deben reaccionar. Han intentado de todo: Revivir a Adal Ramones, traer de vuelta a Big Brother, sacar a Chabelo del aire, reestructurar toda su programación y ahora esto.

Todas han sido medidas vergonzosas. Pero piensen: Hay películas de Capulina, la Chilindrina y La risa en vacaciones en Blim. ¿A quién va dirigido esto? ¿A quién le interesan tales cintas? ¿Conocen las nuevas generaciones a tales fósiles?

Por supuesto, el servicio apenas inicia. Es posible que la empresa detecte sus puntos débiles y los corrija en el futuro cercano. Además, leí que planean retirar su contenido de Netflix para obligar a las personas a suscribirse a Blim.

Por mi parte, espero con toda mi alma que Televisa no logre adaptarse al cambio, y desaparezca de una vez por todas. El verdadero problema es que no queda algo mucho mejor para reemplazarla y debemos preguntarnos si Werevertomorro es mejor que Adal Ramones.

Seccion: 

Fatal error: Class CToolsCssCache contains 1 abstract method and must therefore be declared abstract or implement the remaining methods (DrupalCacheInterface::__construct) in /home3/hgomezc/public_html/www.badbit.org/sites/all/modules/ctools/includes/css-cache.inc on line 52