Blog

Revolución de papel

Hace poco uno de mis estudiantes me pidió permiso para entregarme sus trabajos en máquina de escribir. La petición me pareció demasiado extraña, incluso para la facultad de artes, y le pregunté el motivo. Me respondió que su computadora es demasiado lenta y no podía trabajar en ella. Entendí y se lo permití. Recibo todo por correo electrónico, pero sus trabajos son los únicos que recibo en papel.

Algunos días después se le ocurrió llevar la máquina a la universidad. No vayan a pensar ustedes que era una portátil, ¡qué va! Era de escritorio y su caja parecía maleta para viaje corto. Dejemos de lado las implicaciones "hipsters" de todo esto y pongámonos a pensar.

Primero, una confesión: Me gustan mucho las máquinas de escribir y las romantizo un poco. Es bastante estúpido de mi parte hacerlo, ya que no tienen prácticamente ninguna ventaja hoy en día, además, francamente nunca me tocaron. Usé esporádicamente una máquina de escribir de mi hermana cuando quería aprender mecanografía, pero nunca para nada serio. Además, pesan demasiado y sólo sirven para escribir. Una laptop, con una fracción del peso y tamaño es capaz de una infinidad de tareas. Esto, por ejemplo, lo escribo con mi laptop en una biblioteca.

En las comparaciones no salen muy bien paradas: Las máquinas de escribir generalmente son ruidosas, es difícil corregir un texto con ellas, no generan copias de lo escrito y, en nuestros tiempos, tendremos que digitalizar el texto tarde o temprano. Así que son, sin lugar a dudas, una gran pérdida de tiempo.

Esto no me quita el gusto por ellas, y tengo una por ahí, arrumbada y descompuesta. La compré en un tianguis de Caléxico, y algunas letras se traban, por lo que nunca la he podido usar realmente. Ya perdí esa esperanza, pero me he rehusado a deshacerme de ella.

Hace ya tiempo publicaba yo en este blog sobre un invento que me parecía maravilloso: La máquina de escribir digital. La ahora llamada Freewrite de la compañía Astrohaus está a la venta por 500 dólares y promete lo imposible: Funcionar exactamente como una máquina de escribir pero de forma digital. Al principio estaba interesado en una, pero el precio y las reseñas me disuadieron de ello. Las laptops siguen ganando. Mi esperanza es que algún día una empresa copie la idea y fabrique un dispositivo más barato.

Freewrite

Por lo pronto, aunque la imagen romántica de teclear en una máquina de escribir me parece genial, es un poco absurda en mi vida por el momento.

A lo que voy con este incoherente rollo es que aquellas almas inclinadas por el arte de la escritura tendemos a romantizar tecnologías del pasado. Como partidario de los lectores electrónicos de libros como el Kindle, me topo todavía mucho con esto.

Hay lectores que defienden con filosas garras a los libros de papel cada vez que alguien menciona (¡horror!) los libros electrónicos. Es una defensa tan apasionada que me pongo a pensar muchas veces qué piensan que se está perdiendo.

Alegan, a veces, que les encanta el "olor" de los libros. Como si éstos fueran para olerse y no para leerse. Es más, un libro no es oloroso en virtud a la magnificencia de sus letras, lo es (como dice mi novia de olfato prodigioso) gracias a bacterias y hongos que ya crecieron en él, así que el prospecto no es demasiado llamativo. Pero, bueno, si a alguien le gusta el olor de los libros, definitivamente es algo que no encontrará en un Kindle.

Kindle Paperwhite

No soy ciego. Llevo seis años usando Kindle y estoy perfectamente consciente de sus frustrantes limitaciones. También estoy perfectamente dispuesto a admitirlas.

Para empezar, un dispositivo electrónico para leer caduca con frecuencia. Las primeras generaciones de Kindle son prácticamente inutilizables hoy en día debido a software obsoleto y nuevos formatos de libro. Yo le pisé por error la pantalla a mi Kindle viejito y tuve que comprarme una versión nueva que no tenía todas las opciones que yo quería. Amazon, en su eterna sabiduría, las quitó.

Por otra parte, hojear rápidamente un libro es una tarea exasperante en uno de estos lectores. Las pantallas son lentas y simple y sencillamente no lo permiten. Actualizaciones de software han intentado aliviar este problema, sin éxito. Uno no puede revender los libros electrónicos, no puede garabatearlos (aunque si puede subrayar y hacer notas de texto), y no puede prestarlos fácilmente. Además, uno se hace dependiente a una tecnología y plataforma de un solo fabricante: Amazon. Esto no es muy agradable tampoco, aunque ya existen alternativas libres en el mercado.

Supongo que nada le ganará a la longevidad y tangibilidad de un libro de papel, que puede ser heredado, extraviado y reencontrado, utilizado como vehículo de notas de amor y billetes, lanzado con furia o quemado con odio.

Es un fetiche que recorre nuestra literatura e imaginario. El librero repleto de libros olorosos, la biblioteca antigua con textos medievales, el librito de bolsillo con hojas amarillas y desgastadas.

Pero, si lo vemos sin romanticismos, la sociedad ya ha pasado varias veces por transiciones como ésta varias veces. La que viene a mi mente es cuando se dejaron atrás los rollos manuscritos para pasar al "codex" o códice en la edad media. Es decir, el formato de libro que usamos hasta hoy.

Rollo

Una de las grandes ventajas del códice es que tiene numeración de páginas, y la facilidad de acceder a todas ellas. Sin embargo, su fabricación requería más esfuerzo y trabajo debido al diseño editorial y el encuadernamiento.

Quizá estemos en transición y tengamos qué redefinir qué significa un "libro" como objeto. Quizá por ello hay un auge de los "libros de artista", quizá le digamos adiós a las páginas como contenedores de nuestra información.

Quizá el Kindle es solo el principio. Debo decir que veo las grandiosas ventajas de éste: Traer toda una biblioteca en tu bolsillo, exportar las notas de texto a formatos más manipulables, leer artículos largos de Internet en una pantalla cómoda, leer acostado sin batallar por el peso del libro y un largo etcétera. A pesar de las desventajas, creo que vale la pena lo suficiente.

Las ventajas no sólo son para los lectores, también para los editores y escritores, quienes nunca la tuvieron tan fácil para autoeditarse. La distribución se facilita, aunque el mercadeo se complica. ¿Será esto el inicio de un gran cambio en la industria editorial?

No lo sé, pero de la misma forma, puede que esta revolución nunca agarre vuelo. Las estadísticas dicen que las ventas de lectores electrónicos están a la baja, que los libros en este formato no son rentables y que las librerías de papel han tenido un repunte. Así que quién sabe. Quizá sea yo un aferrado que romantiza las viejas tecnologías pero no titubea en despreciarlas.

Seccion: 

Hacker poem v0.99b (2010)

Bit by bit
      I conclude
            the wonder
                  of being
                        a hermit
                              inside
                        my ideas

                        Byte by byte
                  they scavenge
            pieces
            I
      automagically
forgot

Word by word
      nodal
            sintax
                  emerges
                        until
                              futility
                                    dissapears

Seccion: 

El inoportuno plagio del presidente

Escribo esto a propósito de la tesis de Peña Nieto. El asunto me impacta particularmente, ya que en mis clases universitarias es algo que enfatizo muchísimo en mis estudiantes al grado de se llamado "obsesivo". Me molesta demasiado el plagio porque vivimos en un país donde el pensamiento original no se valora, no se premia y se desprecia. No se aprecia el escribir, no se toma importancia a las ideas e intentar apelar a la honestidad y la justicia se ve como ingenuidad.

Pero lo peor del caso es que, aparte de las reacciones de indignación, leo muchas otras que justifican o aminoran la situación. Algunos comparan el reportaje de Aristegui con acusarlo de que pintaba mal en el kínder. Estoy seguro de que la persona que hizo ese meme nunca ha hecho una tesis y, si la hizo, también plagió. Pero el mensaje va más allá: Copiar textos de otros no es la gran cosa, es "normal". Robar para pasar es el status quo.

"Meme" sobre Carmen Aristegui

Hace algunos años, cuando el entonces candidato Peña fue interrogado sobre los libros que le cambiaron la vida, pocos le dieron importancia a su respuesta. Se rieron, pensaron que no era relevante, que era poco importante que alguien que no lee nada en su vida haya "escrito" un libro. Mencioné yo en ese entonces que Peña Nieto sería un excelente presidente para nuestro país: Iletrado, ignorante, tranza. Si la democracia es la representación de las mayorías, el presidente aprendió la parte al dedazo... perdón, al dedillo.

Y sigue la mata dando: Hoy resulta que es un plagiador y, ¡oh, sorpresa! Los mexicanos al grito de guerra exclaman: "¿Y qué tiene?". Cuando me toca ver un caso de plagio en mi propia aula y empiezo a dar mis furiosos discursos, los estudiantes se me quedan viendo como si fuera de otro planeta: ¿Por qué tanto escándalo si todo mundo lo hace? ¿A quién estoy afectando?

Por algún motivo, la gente ríe de Peña cuando "la riega", se enoja cuando suben los impuestos y la gasolina pero minimizan cuando sale a relucir su ignorancia. Como si estos tres hechos estuviesen desconectados. EPN es un paquete completo: Ineptitud, corrupción e ignorancia. Una combinación explosiva cuyos efectos son tangibles todos los días, en cada mala decisión.

Pero la ignorancia también es ciega: uno no puede ver lo que no conoce. El presidente se disculpó hace poco por todo el asunto de la casa blanca de su esposa. Pero no se disculpó por la corrupción, solo por la "percepción". "Se ve mal", es su preocupación principal.

En la universidad de donde se tituló el presidente no hayan que hacer con la papa caliente que cayó en sus manos y soltaron un comunicado incomunicante para que no digan que no dicen.

Comunicado de la Universidad Panamericana

También se está acusando a sus sinodales y directores de tesis de no haberlo detectado. Quizá carguen parte de la responsabilidad, pero sin duda se trata de desviar la atención de lo importante, y del verdadero culpable intocable.

Profesores: Uno debe detectar el plagio a tiempo. Cuando presento este argumento en reuniones académicas a veces me dicen que no es para tanto. Pero vean el tremendo desmadre que puede causar una "inocentada" como robar. Vean lo que sucede en otros países donde si se aplica la ley: Los presidentes caen por un plagio en su vida de estudiantes. Esto es muy importante.

A estas alturas, los asesores y achichincles del presidente lo empiezan a tratar como si tuviera retraso mental. Hablan por él, asumen que no puede con el trabajo y le aplican una serie de reglas y justificaciones que no aplican a ningún otro mexicano. Dice el Secretario de Educación Pública que el asunto no es "trascendente o importante". Claro, respondió evasivamente y dejando en duda de qué lado está. Exactamente la actitud de que está queriendo evaluar a los maestros y acusándolos de flojos y corruptos, ¿cierto?

La presidencia ya dio su comunicado: "Por lo visto errores de estilo como citas sin entrecomillar o falta de referencia a autores que incluyó en la bibliografía son, dos décadas y media después, materia de interés periodístico". Este eufemismo, el decir "errores de estilo" es el mismo que "error de percepción" sobre la casa blanca. Una manera evasiva de llamarle a un delito.

Porque el plagio es un delito, ¿sabían eso, verdad? Muy bien tipificado por la ley. Pero para la presidencia son "errores de estilo". Hay que ser desvergonzado para afirmar tal cosa. No sé que haría yo si alguno de mis estudiantes me saliera con semejante tarugada.

Ya escribí hace poco que Peña es el presidente de las apariencias: Compró la portada del Time, compra libros, espectáculos, sesiones de fotos... Para que todo se vea bonito. Es un gastadero enorme y nunca funciona.

Pero volviendo al tema: ¿a quién plagió Peña? Entre varios, a Enrique Krauze, su historiador favorito, el gran defensor de Porfirio Díaz. Krauze fue otro de los mencionados entre los libros que le cambiaron la vida, aunque le adjudicó por error la autoría de un libro de Carlos Fuentes (La silla del águila).

Así como Krauze defiende a Porfirio Díaz, afirmando que la gente olvida que fue "un gran constructor", estoy seguro de que defenderá a nuestro actual presidente como "un gran reformador". Un caudillo valiente, nadando a contracorriente para civilizar a un pueblo obstinado a no cambiar. Alguien que no retrocede ante la crítica, un macho de verdad. Y blanquito.

Todo quedará en familia. El tema será olvidado por todos, poco a poco. Será la culpa de los profesores, que no guiaron al inocente de Enrique por el buen camino. Si hay alguna investigación (lo dudo), será exonerado con disculpas firmadas por el pueblo de México. Primero fue "Pierre Menard, autor del Quijote". Ahora es "Enrique Peña, autor de Enrique Krauze".

Los mexicanos tranquilos, se trata sólo de un copión más. Uno entre millones. Eso tranquiliza: Peña es como yo. Mientras pensemos así, tenemos exactamente el presidente que nos merecemos.

Seccion: 

Suicide Squad (2016)

Sinceramente siento que al género de superhéroes le sucederá lo mismo que al Western: se le terminará el vapor y quedará relegado a esporádicas reapariciones. Sólo hay cierta cantidad de variaciones que se pueden hacer de un género tan limitado. Pienso también que ese momento no está muy lejos de llegar, y aunque estas películas siguen siendo las más taquilleras, su originalidad y factura deja mucho que desear.

El último caso es el de Suicide Squad, que está cosechando pésimas reseñas y comentarios negativos del público. A pesar de ello, no la odié, aunque me enfadó a momentos. A diferencia de lo que indica su título, no me quise suicidar durante la proyección, como me ha sucedido con otras como Man of Steel (2013).

Con las malas reseñas de Batman v Superman: Dawn of justice (2016) el estudio decidió hacer control de daños con Suicide Squad y suavizar el tono solemne que originalmente tendría la cinta. Desde las películas de Batman de Christopher Nolan, parece que todos los estudios quieren sacar películas serias de superhéroes atormentados en mundos creíbles. La cosa no funciona así: la gente quiere buenas películas, no imitaciones baratas.

Pero esta última cinta, basada en el universo DC, hace exactamente eso: Intentar imitar lo que ha funcionado en otras partes e insertarlo incoherentemente. ¿Funcionó un soundtrack retro en Guardians of the Galaxy? ¡Salpiquemos la película con oldies! No importa que no tengan coherencia. ¿La gente se rió con Deadpool? ¡Metamos muchos chistes aunque no vengan al caso!

La trama es sencilla: Se quiere ensamblar un grupo de supervillanos como estrategia de defensa contra algo que nunca se explica. Es todo.

Quizá la versión original de esta película tenía más sentido, pero después de la intervención del estudio, la trama brinca para todas partes, el tono cambia cada cinco minutos y se siente como una serie de retazos incompletos. Visualmente es muy interesante, los personajes son llamativos y hay buenas escenas a lo largo de las dos horas que dura el filme. Pero no se siente como una sola cosa. Además, hay pocas ideas originales aquí.

Por ejemplo, hay una escena dentro de un casino donde el Joker amenaza a un tipo dentro de un cuarto. Eso no tiene nada que ver con nada, y no se vuelve a mencionar durante la película. ¿Por qué está esa escena ahí? No tengo la menor idea. Además, ese Joker es la peor versión que ha habido. No parece payaso, y no es muy amenazante que digamos. Tampoco le queda muy bien de loco, y simple y sencillamente es forma sin función.

De nueva cuenta cometieron el error de la de Batman v Superman, que fue introducir demasiados personajes en una sola película. La mayor parte de ellos no hace nada importante y sólo están ahí como un anuncio para películas posteriores. Sin congruencia ni nada. Se siente como un trailer para las siguientes cinco películas, y no como una historia en sí misma. Los mejores personajes fueron Harley Quinn y Deadshot, y si la película se hubiera enfocado sólo en ellos dos hubiera sido mucho mejor.

Aún así, tiene sus momentos, sobre todo una escena donde todos se encuentran en un bar. Aunque no es original, deja ver un poco lo que podría haber sido. Pero, repito, creo que el género de superhéroes poco a poco está quedándose sin vida.

Seccion: 

¿Cómo sería una distribución Linux para escritores?

Redactar en la computadora es una tarea difícil. Dicen muchos escritores, con justa razón, que no hay sustituto para el papel y lápiz. Concuerdo con ellos, pero es muy difícil hoy en día no hacerlo en la máquina, al menos la corrección de estilo. Normalmente uno debe consultar múltiples fuentes, aunque sea un diccionario, y la computadora es conveniente para ello.

La buena noticia es que las computadoras son mucho más que máquinas de escribir. Tienen herramientas pensadas en personas que deben sentarse frente a ellas para teclear. Y aún hay más: muchas de ellas son libres y gratuitas. ¿Por qué no aprovecharlas y hacer nuestras vidas más fáciles?

Desde hace tiempo he pensado en crear una distribución Linux para escritores. No es un trabajo fácil, ni uno que pudiera hacer solo, pero quiero poner aquí algunas ideas iniciales para explicar de qué se trata y por qué podría beneficiar a sus usuarios. De esta forma, si no lo inicio yo, alguien podría tomar la idea. Soñar no cuesta nada.

Una de las ventajas de Linux como sistema operativo es que es totalmente libre. Es decir, tenemos la libertad de utilizarlo cuando se nos antoje, sin miedo a que aparezca alguna ventana que nos incite a comprarlo, o que nos diga sutilmente que somos "víctimas de una falsificación de software".

Y esta misma libertad también aplica para modificar el programa y distribuirlo. Esto permite proyectos como el que estoy planteando aquí. El requisito es que esa nueva versión debe ofrecer las mismas libertades a todos los usuarios. Esto ha propiciado la creación de "distribuciones" de Linux, que no son más que compilados de programas que se incluyen con el sistema operativo.

Estas distribuciones cumplen diferentes objetivos. Por ejemplo, hay algunas enfocadas en los niños, de manera que al instalar ese sistema en la computadora, ya estarán listos muchos programas educativos y juegos que pueden ser de interés a un niño. Hay distribuciones para músicos, escuelas, cibercafés, científicos, restaurantes, programadores, diseñadores gráficos y un largo etcétera. Todas estas personalizadas para la tarea necesaria.

Por ejemplo, una distribución enfocada a diseñadores gráficos incluirá programas libres como Gimp, que es una alternativa a photoshop. Pero además incluirá algunos otros como Inkscape, que es similar a Adobe Illustrator y Corel Draw. De esta forma, los usuarios ya encontrarán todo lo que necesitan sin mover un dedo. Ya existió una distribución de Linux para escritores, de nombre GhostWriter, pero el creador abandonó el proyecto y ni siquiera está en línea en estos momentos. Por ello me parece una buena idea retomar algo similar.

Ahora, como mencioné, para ser escritor no es indispensable una computadora. Digo, a diferencia de otras artes como la fotografía, la plástica y el cine, donde normalmente requieres más equipo. Si se trata de proyectos complejos, con múltiples referencias y documentación, una computadora es la mejor amiga del escritor.

Cervantes, por ejemplo, incurrió en muchísimos errores en el Quijote por no verificar lo que había escrito páginas atrás. Es una imagen absurda, pero quizá con una computadora se le habría facilitado la corrección de su enorme texto. O quizá nunca lo habría escrito, nunca lo sabremos. Y, claro, si quieres ser un escritor como Bukowski creo que muchos de estos programas no te servirán de mucho.

Ahora, ¿qué programas debería contener una distribución Linux para escritores? Desde mi punto de vista, no deberían faltar estos:

LibreOffice

LibreOffice Writer

Esta es una aplicación que se incluye en la mayoría de las distribuciones para usuarios de escritorio. Se trata de una alternativa libre a Microsoft Office. Yo vengo utilizando esta suite de oficina desde hace más de diez años y estoy sumamente satisfecho. Quizá flaquea un poco en cuanto a diseño de plantillas y arte prediseñado, todo lo gráfico, pero en los demás es excelente. Requiere menos espacio en disco que la versión de Office y desde mi experiencia es sumamente rápida. Incluye un procesador de textos, hoja de cálculo, editor de presentaciones, base de datos y un programa para crear dibujos sencillos. No se puede pedir más, y es indispensable para cualquier escritor.

FocusWriter

FocusWriter

Una de las grandes desventajas de las computadoras es que son una gran fuente de distracción. Hay botones, iconos y avisos por todas partes. Sin contar que las redes sociales e Internet están a un clic de distancia. De esta forma, no es sorprendente que alguien que se siente a escribir termine perdiendo el tiempo en su correo electrónico o en cualquier otra cosa, menos en lo que le debe hacer.

Para eso existe este programa que se llama FocusWriter y que me fascina. Es simple: Bloquea todo en la pantalla y te deja sólo un recuadro para escribir. Después de iniciar a dar vuelo a la imaginación, es fácil olvidar el resto de las ventanas y distracciones. Se concentra uno en escribir, ni más ni menos. Lo recomiendo muchísimo, sobre todo a personas dispersas como yo.

CherryTree

Cherrytree

Uno de los retos de crear un buen texto es darle una buena estructura. Aunque es fácil crear borradores, bocetos y esquemas en papel, a veces la flexibilidad de mover información o copiarla hace que la computadora sea una alternativa superior.

Cherrytree es un software para crear bosquejos y organizar información. Su nombre se debe a que puede uno ordenar los datos en "racimos" o en forma de árbol, es decir, jerárquicamente. De esta forma es facilísimo crear índices tentativos u organizar datos a incluir en un texto. Hay otras alternativas, pero ésta ha sido la mejor desde mi punto de vista. Y lo mejor es que es totalmente libre.

Scribus

Scribus

Scribus es un software un tanto avanzado. Sirve para crear diseños de libros, folletos y demás material para imprimir. Es lo suficientemente complejo como para ser un competidor decente de alternativas como Adobe InDesign, y robusto como para ayudarnos a llevar nuestro trabajo a la imprenta. Con él puedes crear maquetas de libros y observar cómo quedará. No tengo mucha experiencia usándolo, pero quiero aprender todas sus funciones. Sin duda un software que puede ayudar a escritores y editores por igual.

LyX

LyX

LyX es una maravilla que me ha ayudado horrores en mi trabajo académico. Es un software que lamentablemente es poco usado en las humanidades, pero que auxilia a cualquier académico a acelerar la creación de sus textos.

Este software es una versión más visual e intuitiva de otro más complejo de nombre LaTeX y que existe desde los años setenta. Fue creado para crear documentos complejos para imprimir, sobre todo aquellos que incluían fórmulas matemáticas o de ciencias exactas. Por esto es muy utilizado en esos campos. Sin embargo, hace mucho más que eso: organiza las bibliografías, acomoda automáticamente las imágenes dentro de un texto de manera inteligente e incluso sabe muy bien cómo manejar el espaciado entre palabras y dividirlas con guiones.

El resultado final son documentos bellísimos, con tipografías impresionantes y calidad de impresión. Tan es así, que muchos libros se han impreso con este sistema. Su complejidad es casi interminable y sus posibilidades grandiosas. Eso si, es un poco complejo, pero lo recomiendo ampliamente a todo aquel que deba hacer trabajo académico. A mi me ha ayudado desde mi maestría hasta el día de hoy, y no puedo terminar de decirles todo el tiempo que me ha ahorrado.

Bibisco

Bibisco

Este software es inusual, pero muy útil para un escritor novel. Se trata de una especie de asesor y organizador para escritores de novelas. El software te hace preguntas y te ayuda a entramar la historia, desarrollar los personajes, definir capítulos y estructura. Puede no servir a todo mundo, mucho menos a escritores que se salen del molde tradicional de la novela, pero a algún principiante puede hacerle mucho bien.

Zotero

Zotero

Esta es otra joya dirigida a los académicos. Se trata de una base de datos de referencias bibliográficas. Es decir, cada que debamos incluir alguna referencia en nuestro texto, la introducimos a Zotero (incluso tiene opciones para que se haga automáticamente) y se quedará guardada para utilizarla cuantas veces necesitamos.

El programa puede insertar referencias en los estilos más importantes como APA, Chicago, Harvard y MLA, entre otros. Además, nos genera automáticamente la bibliografía. Aunque programas como Word y LibreOffice ya hacen esto, Zotero nos permite sincronizar las referencias con la nube para no perderlas y tenerlas en todos nuestros dispositivos. Además, también permite agregar notas y vincular con los archivos en PDF. Es todo un estuche de monerías que recomiendo a todos mis estudiantes. Lamentablemente pocos hacen caso de la recomendación.

Calibre

Calibre

Me gusta describir Calibre como el iTunes para libros. Aunque no me gusta para nada el software de Apple, es una buena comparación. Sirve para organizar, clasificar, buscar y convertir libros electrónicos. Soporta muchísimos formatos como PDF, ePub, Mobi, DJVU y otros. Con este programa puedes tener ordenadísima tu colección de libros electrónicos para que nunca pierdas uno más. Además, puede buscar los datos y las portadas en línea. Es un software que utilizo diario.

Además, es compatible con dispositivos como el Kindle o Kobo, para organizar los libros dentro de ellos. Me ha salvado la vida en múltiples ocasiones y no se le puede pedir más. Es un programa muy completo y que se actualiza con frecuencia.

Storybook

Storybook

Este es otro organizador para escritura de novelas, que contiene muchas categorías donde uno puede introducir información. Es una buena manera de manejar grandes cantidades de información para un texto largo y con muchos personajes.

Trelby

Trelby

Si lo tuyo es la escritura para cine, este el software a conseguir. Aunque hay alternativas comerciales, Trelby es totalmente libre y contiene muchas opciones interesantes para el guionista. Lamentablemente, no es un software demasiado desarrollado, y siento que le faltan algunas opciones interesantes. Aún así, es excelente.

Es verdaderamente lamentable el cambio que dio Celtx, que antes era la mejor opción para Linux, pero que ha descontinuado su versión para este sistema operativo.

Planner

Planner

Se trata de un software para administración de proyectos. Permite crear listas de tareas y diagramas Gantt. Si tienes un proyecto de libro o artículo que debes entregar en una fecha especificada, es una excelente opción para administrar tu tiempo y tareas por hacer.

Cmap Tools

Cmap Tools

Se trata de un programa para hacer mapas mentales. Esto puede ser útil para organizar ideas, hacer resúmenes de libros o artículos o en general para hacer una lluvia de ideas. De todos los programas que he utilizado, este es el mejor y más fácil de usar, aunque no es perfecto.

Para cerrar

Estos programas están disponibles en la mayoría de las distribuciones Linux, especialmente en las basadas en Debian o Ubuntu. Cada vez que formateo mi computadora me doy a la tarea de instalarlas. Pero sería mucho más fácil para mi, y muchos otros, el que se encontraran disponibles desde el principio. Algunas no son tan sencillas de instalar, como Zotero, LyX y Bibisco.

Cabe destacar que no incluí "apps" (no me gusta ese término) de Android o iOS, ni herramientas comerciales como Endnote o Scrivener.

En fin, dejo aquí mis ideas y cierro con alguna pregunta: ¿Utilizan ustedes alguna otra herramienta que no he considerado? ¿Alguien está interesado en este proyecto? Me pueden contactar en mi Twitter: @badbit_org.

Seccion: 

Las "fuentes interactivas" de Ensenada

Como Las Vegas, Ensenada ya cuenta con un espectáculo acuático donde varias fuentes bailan al compás de la música. Hace como dos semanas se inauguraron estas llamadas “fuentes interactivas” en la “ventana al mar”. Se iluminan de diversos colores y hasta la fecha han atraído un público considerable. Después de verlas dos veces, quisiera hablar aquí un poco de ellas, y explicar lo que me gustó y lo que no me gustó del proyecto.

Para empezar, forman parte de un proyecto más grande de remodelación de la zona turística de la ciudad. Específicamente de la llamada “Ventana al mar”, como ya mencioné, que rodea el asta bandera del centro. Se colocó un escenario, se quitaron bancas y se añadió un puente. La verdad, el área mejoró en algunos aspectos, pero en otros esta inversión se nota desorientada. Se parece a aquellos proyectos de “rescate” del centro de la ciudad de Mexicali: hechos al vapor y sin pensar.

Pero volviendo a las fuentes: Están bien hechas, el espectáculo es entretenido y complace mucho verlas. Hay varios horarios durante el día cuando funcionan, pero definitivamente es mejor asistir por las noches, cuando se aprecia el cambio de colores del agua. La primera vez que fuimos, el espectáculo inició con una selección de música mexicana con orquesta. Se repasaron temas conocidos como “Cielito lindo”, el “Huapango” de Moncayo. Posteriormente entraron las piezas clásicas de Mozart, Beethoven, Chopin, Tchaikovsky y otros. La duración es aproximadamente de dos horas.


Fuentes de luz en #ensenada

A video posted by badbit.org (@badbit_org) on

La gente se aglomeró para ver la novedad. Las fuentes están a nivel del suelo, y están separadas de la gente por una valla temporal. Al parecer algunas personas, sobre todo niños, se han brincado la valla y se han mojado en las fuentes, pero esto puede dañarlas, así que está prohibido. Lo malo es que no hayan pensado en eso desde el principio, y esas vallas se sienten como una solución temporal.

 photo 20160630_204751.jpg

Otra cosa que tendría que criticar es la falta de imaginación en la selección musical. En realidad todas las piezas son trilladas y elecciones demasiado seguras. Complacencias, nada novedoso. Existe una buena oportunidad aquí de mostrar variedad, música contemporánea y de la región. Ensenada tiene la única licenciatura en música del estado, ¿no se puede trabajar en conjunto? Por supuesto, entiendo que el proyecto busca apelar a un gran número de personas, pero puede incluirse algo diferente.

 photo 20160621_200934.jpg

A pesar del poco tiempo que llevan activas, ya hay señales de deterioro. Ayer ya había tres fuentes, cuando menos, cuyas luces no funcionaban y la música estaba desincronizada con la fuentes. Apenas con dos semanas de funcionamiento, ¿qué sucederá en un año?

Por último, la inversión fue de 23 millones de pesos para este proyecto exclusivamente. Aunque me gusta mucho, Ensenada tiene necesidades grandísimas para las cuales “no hay dinero”. Los baches nos invaden y ya han causado accidentes, el alumbrado público es prácticamente inexistente y hay infraestructura faltante. Espero que este proyecto no se quede como muchos que se han hecho antes. Como las gradas que se pusieron a un lado del arroyo, que están soberanamente desperdiciadas, o el Museo Caracol que con tantos millones invertidos ha tenido un desempeño mediocre.

Mientras tanto, tenemos show. Hay que aprovecharlo.

Seccion: 

El reductor de la patria

Mientras Angélica Rivera, nuestra primera dama, se pasea por Beverly Hills comprando ropa, bolsos y demás accesorios carísimos y superfluos, prestando atención comprobamos que su esposo también es un comprador compulsivo. La función de sus compras es similar, pero el gasto es enorme y, lo peor de todo, es que los mexicanos estamos costeándolo.

 photo d75edeac-b4d7-4836-8836-dc0b7657c402.png
Link a la nota.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto es uno de los peores que puedo recordar. Esta situación se veía venir desde que era gobernador del Estado de México, y su campaña nos dejó algunas advertencias difíciles de ignorar. Su presidencia es ahora una losa que todos en este país cargamos con dolor como El Pípila. Las cosas están mal, y cuando pensamos que las no pueden empeorar, tenemos una nueva sorpresita entre manos. Y todavía faltan algunos años de esto.

Por más que sus asesores intenten aislarlo, creo ni Enrique Peña Nieto puede ignorar el pésimo trabajo que está haciendo y lo mal parado que queda ante su pueblo y el mundo. Por ello parece que ya no da la cara, sus discursos se limitan a lo mínimo indispensable y ha tenido que aceptar que cada que abre la boca o se expresa, queda en ridículo. Su índice de aprobación actual es bajísimo y continúa en declive.

¿Cómo esperar lo contrario? Durante su mandato hemos visto horrores como la vergonzosa fuga del Chapo Guzmán, el escándalo de corrupción de la “casa blanca” de Angélica Rivera, el despido de Carmen Aristegui por reportar al respecto, la calcinación de estudiantes normalistas de Ayotzinapa por protestar contra el crimen organizado, el hundimiento del peso frente al dólar y muchas linduras más. Esto sin contar las que se omiten de los medios, los cuales parecen cada vez más temerosos ante la censura y autoritarismo del PRI.

¿Cuál ha sido la solución del gobierno? Tratar de limpiar la imagen, de una manera muy estúpida y costosa. Por ejemplo, recordemos aquella portada de la revista Time, publicada muy prematuramente, donde se vaticinaba que el presidente nos “salvaría” con sus reformas. Éstas últimas tan impopulares que han tenido que ser impuestas a balazos recientemente, con los maestros en Oaxaca como las víctimas más recientes. Bonito artículo e irónico recuerdo esa portadita. ¿Cuánto le habrá costado al gobierno tal inútil gesto?

 photo 2595f03b-c237-4d19-992e-ca1c83b87431.jpg

No se nos olvide también el gasto de 20 millones de dólares para que México fuera escenario de una aventura de James Bond. Esto fue revelado por los vergonzosos correos electrónicos de Sony Pictures que un grupo de hackers filtró. De lo contrario, no hubiéramos sabido de esa otra inútil “inversión” de nuestro dinero, así como no sabemos el costo de la portada de Time.

 photo 38987c65-e85f-43c6-91a3-8d2fed1ad844.jpg

¿Sirvió de algo ese prólogo en la película del 007? No tiene nada que ver con el resto de la trama, y presenta una ciudad de México exotizada donde el día de muertos se transforma en un carnaval kitsch lleno de lugares comunes. La mayor parte de los espectadores olvidaron la escena de camino a sus automóviles en el estacionamiento del cine, ¿ayudó a “mejorar la imagen” de México y superar las corrupciones y asesinatos?

Éste es el shopping cultural de Peña Nieto, y nos está saliendo carísimo. El plan parece ser gastar hasta lo que no tenemos para darle una manita de gato al deteriorado gobierno de nuestro telepresidente. La represión, el acoso y censura a periodistas parece ser otra de las tácticas, pero como son mal vistas se paga para echarlas debajo del tapete y que nadie se entere. Nunca se intenta resolver un problema, más bien atacar a quien habla de ellos. Ellos son el verdadero problema.

Pero el plan tiene una pequeña falla: la gente tiene ojos. Somos testigos de cómo el peso pierde su valor casi diario, los letreros luminosos de las casas de cambio nos lo restriegan en la cara. Por más que se intente minimizar el problema del crimen organizado, nos damos cuenta de las balaceras, asesinatos y corrupciones.

Todavía recuerdo al gobernador de Guerrero, enfrentado por periodistas ante la situación de violencia de Acapulco, exortándolos a que “hablaran bien” de la ciudad. Como si el silencio cambiara mágicamente la situación y eso atrajera al turismo. Al día siguiente hubo otra balacera que tumbó completamente el discursito.

En todo el país pasa exactamente lo mismo. No acaba el presidente de hacer su último show o despliegue de dinero para “mejorar la imagen” de México, cuando tiene otro escándalo encima que da al traste con la costosa estrategia.

Éstas son las inoportunas compras del presidente, parte de un “shopping” cultural para no dar vergüenza al mostrarse en sociedad. La primera dama se viste y enjoya, el presidente se baña de arte y cultura. Compra escenas de películas, portadas de revista, antologías y escritores para mostrar una buena imagen ante los empresarios y los países de “primer mundo”. Su gran aspiración es ser un buen presidente en un país ideal, sin hacer nada de lo necesario. Como aquellos líderes de los que leyó en los tres libros que le cambiaron la vida.
.
Un gasto de casi cincuenta millones de dólares para que el Cirque du Solei cree un espectáculo inspirado en México para que poquísimos mexicanos pudieran disfrutarlo. Esto generó una carta de protesta de múltiples artistas nacionales, quienes criticaron el desperdicio de recursos en un solo evento cuando esa cantidad es mayor al presupuesto nacional para cultura. Pero obviamente el público meta no somos los mexicanos, quienes pagamos, es el extranjero, los inversionistas, aquellos que fortalecerán un sistema capitalista en este país, en el cual tampoco estamos invitados. Sólo estamos contemplados como consumidores pasivos.

 photo dcd9e31e-d373-41d6-b06c-4e7146fb48b6.png
Link a la nota.

El gasto público se reduce, no hay dinero para pagar a los maestros, no hay dinero para los servicios de salud. El presupuesto cultural del país también se reduce cada vez más y más.

Las últimas dos adquisiciones han sido controversiales y algunos escritores han protestado contra ellas. Fueron dos antologías, una de narrativa traducida al inglés (Palabras mayores. Nueva narrativa mexicana) y otra de poesía (México 20. La nouvelle poésie mexicaine), traducida al francés. Ambas han sido criticadas por su falta de profesionalismo y representatividad de la literatura mexicana. Estas obras, me parece, también forman parte de esta colección de objetos que sólo sirven para aparentar y que todos nosotros hemos pagado. ¿Para quién son estas obras? Para exactamente el mismo público que ya mencioné antes, y tiene todas las características de las anteriores compras.

La discusión sobre estas antologías se ha llevado a cabo principalmente a través de las redes sociales. Los principales críticos han sido María Rivera, Heriberto Yépez, Carla Feasley, Gerardo Piña, Hugo García Manríquez y Marco Antonio Huerta.

Los escritores antologados han respondido con argumentos muy infantiles. Que los críticos “les tienen envidia”, que los “odian”, y que están enojados por que no se les consideró a ellos. Pero supongo que, como dijo Mark Twain, es muy difícil para un hombre entender algo cuando su sueldo depende de que no lo entienda. Y, hasta el momento, han hecho oídos tontos a las acusaciones y han decidido minimizarlas. La consigna es que "hablemos bien de la literatura mexicana" y nos quedemos calladitos.

Pero, les aviso que desde afuerita (y lo digo por que estoy fuera del mundo literario) la cosa se ve muy clara. Muy, muy clara.

Seccion: 

Falleció Rorrito

Ayer falleció el payaso de Mexicali, Rorrito. Para los que no son de la ciudad, él era un referente obligado, nuestro Krusty local, alguien tan famoso que cualquiera en la ciudad lo conoce. Yo lo veía en el canal local de televisión, cuando sólo había dos canales en español en la ciudad. Los demás eran en inglés, y pasaban caricaturas los sábados por la mañana. Pero entre semana, todos los días Rorrito presentaba una hora diaria de caricaturas. Entre episodio y episodio él aparecía haciendo chistes, leyendo cartas de los niños que le escribían y haciendo concursos. Fue tan longevo que incluso mi mamá también lo veía. Con él se ha ido una parte de Mexicali.

Para recordarlo, republicaré un texto que publiqué en el 2006, ya hace diez años, donde hablo de la única ocasión donde lo conocí en persona. Es un texto viejito y poco logrado, pero creo que relata bien lo que sucedió hace ya como veintitantos años.

Iba mi padre a toda velocidad por las estrechas calles de Mexicali con sus dos hijos a bordo. Nosotros brincoteábamos de un lado a otro en nuestros asientos, pero no de felicidad. ¡Se nos hacía tardísimo! Nuestras cabezas se golpearon contra el techo al pasar por unos topes sin frenar ni tantito. ¿Creen que nos importó? Para nada, era un pequeño precio a pagar. Seguimos brincoteando desesperados, porque ya queríamos salir en la tele.

En efecto, apareceríamos en el programa infantil más popular: El programa de Rorrito, el payaso de Mexicali. Íbamos a ser la envidia de toda la escuela (kinder incluido) y todo porque enviamos un dibujo navideño al canal tres. ¡Habíamos ganado el concurso Navidad de Colores!

Veíamos las casas, y a los otros carros pasar zumbando al quedar atrás, y en cada curva teníamos que aferrarnos con las uñas a lo que pudiéramos. Hasta que en una de esas vueltas bombéricas escuchamos un gran CRACK, que resultó ser la llanta de una bicicleta que se estrelló de frente contra nosotros, con todo y ciclista.

Después del frenón, mi padre golpeó con fuerza el volante, profiriendo una maldición, mientras el ciclista batallaba para levantarse. Mi padre bajó del carro, y dispuesto a dialogar con el pobre hombre que batallaba para incorporarse. No escuché su conversación, porque estaba dentro del carro con los vidrios cerrados, y sin dejar de brincotear. Pero supongo que fue algo como Disculpe la molestia, pero es que mis hijos van al programa de Rorrito y vamos tarde, En serio van al programa de Rorrito, me lo hubiera dicho antes, Así es, ganaron el concurso de Navidad de Colores, imagínese usted, Impresionante, debe tener unos hijos muy talentosos, Por supuesto, así que le ruego perdone lo de su bicicleta, ya veo que la llanta frontal quedó completamente destrozada, En efecto, pero no importa, sus hijos llevan prisa y van camino a una oportunidad única en la vida. Luego mi papá le dio un billete al señor.

Llegamos tardísimo al canal, y cuando el guardia de seguridad nos estaba interrogando, vimos pasar a un payaso manejando un automóvil completamente ochentero. ¡Era Rorrito! Nos saludó con su guante blanco y su sonrisa pintada y nosotros devolvimos el saludo entusiastas.

Tras una breve averiguación, nos pasaron a una sala de espera, justo fuera del estudio. Ya había algunos niños ahí. Nos entretuvimos observando la colección de cintas magnéticas del canal tres, a través de una ventana. Ven eso, preguntó un niño y nos respondió sin darnos tiempo de hablar, son puros comerciales.

Tuvimos que esperar una media hora. Lo bueno fue que pudimos ver caricaturas en la tele. Lamentablemente no la escuchamos, por estar detrás de la misma ventana por la cual vimos las cintas magnéticas. Y peor aún, el mismo niño sabelotodo que nos dijo que eran comerciales, se sabía el capítulo de memoria y nos complació con su interpretación de todos los personajes del conde Pátula.

¡Finalmente nos pasaron al estudio de grabación! Me sorprendió ver que apenas cabíamos, y que el famoso escenario era diminuto. Nos regresaron nuestros dibujos (los culpables de que estuviéramos ahí) y nos alinearon frente a la cámara.

En eso entra Rorrito, y nos saluda.

Cómo te llamas, me preguntó.

Miguel Ángel, contesté yo, a lo que él preguntó Y en serio eres un ángel.

Lo bueno es que sí era un payaso, por lo tanto tiene licencia de hacer chistes malos. Yo le respondí que sí.

De pronto, escucho que uno de los camarógrafos comienza a decir una cuenta regresiva, al final de la cual se encienden varios focos rojos, y Rorrito comienza su show:

Hola niños cara de carne, con la nariz enmedio de la cara...

Dejé de escucharlo, y me puse a ver las luces del estudio, la cámara que tiene un prompter (aunque en ese tiempo no sabía cómo se llamaba), el termo de Batman regresa, los camarógrafos... Todo me tenía emocionado. Volteaba para todo lugar posible, y en vivo.

Terminó el segmento, y los focos rojos se apagaron. Lo primero que hizo Rorrito fue voltear hacia mí y decirme No eres un ángel. Tímidamente, me llevé el osito Bimbo de peluche que me había ganado, y que tánto gustó a mi padre cuando lo vió, afuera del estudio.

Seccion: 

Cursos de escritura creativa

A finales de este mes estaré impartiendo dos cursos de escritura creativa por parte de la Facultad de Artes extensión Ensenada. Uno dirigido a estudiantes universitarios y el otro para niños. Con todo y sus diferencias, ambos tienen un objetivo común: Que los participantes se atrevan. Uno de los principales problemas que encuentro con aquellos que quieren empezar a escribir, es el miedo a equivocarse. Intentaré que pierdan un poco ese miedo, y se atrevan a intentarlo. También les daré consejos a guías para que lo hagan mejor, una vez que obtengan un poco de valor. Si les interesa, no duden en inscribirse, siempre son experiencias muy positivas y además nos reímos mucho. Si no les interesa, quizá conozcan a alguien en busca de orientación.

El costo del curso para universitarios es de $600 pesos, y el de niños $450. Para inscripciones e informes pueden comunicarse con la maestra Lorena Sánchez al (646)152-8204 y al celular (646)1851082. También a su correo: lore@uabc.edu.mx

El cupo es limitado, así que apresúrense.

Seccion: 

Joplin: The Red Back Book (1973)

Scott Joplin predijo que su música sería redescubierta cincuenta años después de su muerte. Mientras vivió, sus composiciones de estilo ragtime fueron la sensación, y ayudaron a rejuvenecer la música norteamericana.

Joplin era afroamericano, proveniente de una familia humilde en Texas. Combinó música polirrítmica africana con la tradición europea. Aunque no fue el primero en hacerlo, es el gran maestro del género. Casi todas sus composiciones fueron cortas y para piano solo. Pero conforme sus ambiciones crecieron, luchó por representar una ópera de su autoría, Treemonisha, que nunca vio la luz del día. En parte por que el ambiente operístico newyorkino cerraba las puertas cruelmente al talento negro.

Falleció en 1917 y fue enterrado en la fosa común. Su música cayó en el olvido y no fue descubierta cincuenta años después como él vaticinó, pero casi. El interés se reavivó cuando el pianista Joshua Rifkin grabó un disco de sus piezas en 1970. El disco se vendió muchísimo, de manera inesperada. Además, la popular película The Sting (1973) incluyó su música en la banda sonora, incrementando su popularidad aún más.

Irónicamente, la cascada de grabaciones y reconocimientos póstumos se apilaron pronto. Además, finalmente se representó Treemonisha en 1972. Aunque esta historia ha sucedido varias veces en la historia de la música, uno no puede dejar de pensar que es un caso salpicado de racismo y discriminación. Aún así, la música de Joplin ahora está firmemente anclada en el imaginario popular y todos hemos escuchado aunque se alguna de sus composiciones. Siendo las más populares The Entertainer y Maple Leaf Rag.

De este periodo de resurgimiento es el disco que les hablaré hoy: The Red Back Book (1973), una obra maestra en todos los sentidos. Se trata de versiones para pequeño conjunto de algunas de sus piezas más importantes, con arreglos de Gunther Schuller.

La selección de piezas es muy acertada, y aunque hay muchas versiones de música de Joplin, estas son las mejores que he escuchado. El disco inicia con The Cascades, que establece perfectamente el tono y las expectativas que podemos hacernos de él.

Aunque la música de Joplin es autosuficiente en el piano, pareciera que en estas versiones cobra aún más vida. Se transforma en algo sumamente vivaz y la instrumentación está sumamente bien lograda.

La segunda pieza es un prodigio: Sun Flower Slow Drag. La melodía está a cargo del piccolo, aunque en momentos entra el trombón a seguirla. Digo que es un prodigio, porque esta instrumentación resalta que las composiciones de Joplin prefiguraron estilos de jazz que vendrían varios años después. En esta versión se ve el futuro del jazz en una composición de ragtime.

Aunque todas las piezas del disco me parecen excelentes, quisiera destacar sólo algunas más. The Easy Winers es otro prodigio de este disco, ya que recuerda música mucho más nueva por lo que nos muestra a un Joplin visionario. Elite Syncopations cierra la versión original del LP. Una excelente elección, que se presta a este tipo de tratamiento y una de las piezas más fuertes de este compositor.

Lo que no entiendo es por qué decidieron incluir una versión en piano de The Entertainer, si se podía conseguir en cualquier otro disco, y también incluyen la versión orquestal. Esto me parece redundante y un desperdicio de espacio. Aunque el objetivo pudo ser que pudiéramos comparar la versión original contra los arreglos para conjunto.

Para su remasterización en CD, que apareció en 1985, se añadieron otras piezas que fueron grabadas originalmente pero no incluidas en el LP. Estas incluyen: Heliotrope Bouquet, The Nonpareil y Something Doing. Aunque también son muy buenas versiones, por algo no se incluyeron originalmente ya que no tienen la misma fuerza. Un acierto de la versión de CD fue quitar la grabación de piano de The Entertainer.

La ejecución de los músicos es impecable. Se trata de un conjunto llamado The New England Ragtime Ensemble. Eran originarios de Boston y, como su nombre lo indica, se dedicaron a interpretar ragtime hasta 1998, año de su desaparición.

La grabación también es muy buena. Todos los instrumentos se escuchan a la perfección y la mezcla permite que brillen.

¿Dónde pueden escuchar este disco? Estamos en una época donde ya nadie compra CDs, y aunque el LP está volviendo, todavía es muy raro. Afortunadamente existen muchas otras opciones, y se encuentra disponible en Spotify, iTunes y Google Music. Quería mostrarles aunque sea una canción, pero no hay ninguna en YouTube.

Para los fanáticos y los curiosos de Scott Joplin y el jazz, este disco es indispensable. Estoy muy feliz de haberlo encontrado y llevo semanas escuchándolo sin parar. Es una joya llena de sensibilidad, buen gusto y excelentes decisiones que rinde tributo a un gran maestro.

Seccion: 

Páginas


Fatal error: Class CToolsCssCache contains 1 abstract method and must therefore be declared abstract or implement the remaining methods (DrupalCacheInterface::__construct) in /home3/hgomezc/public_html/www.badbit.org/sites/all/modules/ctools/includes/css-cache.inc on line 52