Blog

Crimson Peak (2015)

La cumbre escarlata (2015) es una madeja de hilos sueltos. Cuando se observa superficialmente, parece un hilo contínuo, una sólida bola de estambre. Pero jala cualquier parte y te quedarás con un fragmento inconexo en la mano.

Guillermo del Toro es un director con una inventiva inigualable. Es responsable de excelentes películas, incluyendo su obra cumbre: "El laberinto del Fauno". Un trabajo redondo por donde se vea. ¿Qué sucedió? ¡Primero "Pacific Rim" y luego esto!

Batallo incluso para resumir la trama de "La cumbre escarlata". Edith, una joven y frustrada aspirante a escritora de horror se casa con un aristócrata en la ruina. Él busca financiamiento para una máquina que sirve para minar arcilla roja. Después de la muerte de su padre, Edith se muda a la mansión tétrica del aristócrata, donde también vive la hermana de este último.

Fantasmas hacen su aparición muy pronto. Desde niña, Edith ha tenido visiones, las cuales continúan hasta su vida adulta y en la mansión. Esto podría indicar una historia de horror o fantasmas. Pero el romance entre los dos personajes principales parece ser el enfoque principal de la cinta.

Al inicio de la cinta nos enteramos de que Edith escribió una novela de fantasmas. El manuscrito es rechazado por las editoriales, quienes le piden historias de amor. Ella sospecha que estas negativas se deben a que es mujer y todos esperan algo tierno y lindo de ella.

Imaginé que ese sería la vena estilística de la cinta: La oposición entre el horror y el romance. Se ve que Edith tiene como modelo de escritora a Mary Shelley y no a Jane Austen, sin embargo la película incluye referentes de ambas escritoras.

Pero todo se vino abajo: La mezcla no funcionó.

Si lo piensas, ningún elemento tiene relevancia alguna. ¿De qué sirvió que Edith fuera escritora? Ese aspecto de su vida es pronto olvidado. ¿Por qué tuvieron que mudarse a esa ridícula mansión embrujada? ¿De qué sirvieron las apariciones de fantasmas? Ninguno reveló información importante, o que no se conociera por medios terrenales.

¿Qué tenía que ver la arcilla roja con cualquier cosa? ¿De qué importó el cheque que expidió el padre de Edith? ¿Qué rol jugó el detective en la historia? ¿Para qué pusieron un personaje que fuera médico si nunca curó ni salvó a nadie? ¿Por qué hay tantas referencias a The Shining?

Nada tiene sentido en esta incoherente película. Ningún elemento se relaciona con el otro y termina derrumbándose como una mansión de naipes que nadie supo armar bien en un principio.

No puedo decir que no haya nada bueno aquí. Las actuaciones son competentes, los efectos especiales impecables, los escenarios y el vestuario bellísimos (un punto que siempre resalta en las películas de Guillermo del Toro)

Pero extraño el laberinto del fauno, realmente lo extraño.

También te puede interesar:

Seccion: 

Los estudiantes de medicina y sus batas blancas

Hace poco las redes se inundaron con una oleada de memes burlones sobre estudiantes de medicina que no se quitan su bata blanca ni para bañarse. Varias fotografías retrataban a los estudiantes embatados en el cine, en el parque y hasta en la playa. Es verdad, los estudiantes de medicina generalmente son arrogantes. Históricamente su carrera se ha asociado con dificultad, capacidad mental y la nobleza de salvar vidas. No es ningún secreto. Dicen que cuesta mucho trabajo entrar, y que si entras no duermes nunca y que está muy pesado. Quién sabe, quizá es verdad, a mi no me consta por que nunca me interesó estudiar eso.

Pero todo mundo se burló porque la bata no sólo es un uniforme: es una protección para aquellos que trabajan en un laboratorio. La bata, si se pasea por la calle se contamina. Es absurdo y sólo muestra ignorancia.

Los estudiantes la pasean porque les encanta que los demás vean que estudian medicina, no nos hagamos pendejos. Y eso que las batas no son exclusivas de los médicos. Toda persona que trabaja en un laboratorio las usa. Además, toda carrera puede ser tan difícil como tu lo determines.

Todo estudiante universitario carga consigo cierta clase de arrogancia. Ésto no es exclusivo de los estudiantes de medicina.

Cuando estaba en ingeniería yo también me creía la gran cosa. Esa es otra carrera donde los estudiantes presumen que está muy complicado y que "hay muchas matemáticas". Incluso entre ingenierías había absurdos "niveles" que siempre están fomentados por estereotipos. Los ingenieros electrónicos decían que la ingeniería en sistemas computacionales no era una ingeniería "de verdad" porque no se basaba en mediciones de la realidad. Es decir, los eléctricos, mecánicos y electrónicos debían medir magnitudes físicas, sin embargo los de sistemas vivimos en un mundo de fantasía dentro de la computadora.

¡Háganme el favor!

Y los de sistemas nos burlábamos de los ingenierios industriales. Decíamos que eran administradores (lo peor, según un estudiante de ingeniería) que estudiaron un poco de matemáticas.

Los médicos y los enfermeros también traen sus diferencias. Así como los arquitectos y los ingenieros civiles. La lista es larga.

Los músicos, a los que les doy clase, también cargan con su arrogancia. Casi no tienen comunicación con los de artes plásticas.

En la facultad de artes, por algún motivo desconocido, los médicos han acaparado las bancas. Quizá van a la facultad porque está más silencioso que en medicina. No lo comprendo del todo. Sin embargo, los estudiantes pusieron el siguiente letrero en el garrafón de agua:

Fuera médicos de la facultad de artes photo medicos chica.jpg

Ni siquiera pudieron escribir bien el nombre de la facultad. En fin.

Recuerdo un día estar comiendo tacos, mientras era estudiante de ingeniería, cuando tuve una epifanía. Observé a mi alrededor y dije: "Los más grandes logros de la humanidad son logros de la ingeniería".

Todo a mi alrededor vi cableado, tuberías, sistemas eléctricos y electrónicos. Estructuras materiales y soporte tecnológico. Era obvio que todo esto lo hizo la ingeniería, ¿verdad?

Oh, juventud, divino tesoro. Como hoy y entonces, fui increíblemente ciego. La única diferencia es que hoy me doy cuenta de ello e intento eliminar mi ceguera.

¿Por qué se dan estas rivalidades entre carreras? Muros absurdos levantados por la ciencia en su desarrollo histórico. Lo que llamamos realidad no se divide en disciplinas. Esas barreras están en nuestra mente y deben ser destruidas.

Además, estudiar una carrera es un privilegio. Sobre todo en un país como México. Que no se nos olvide. ¿Y para qué existen? El verdadero motivo es para resolver necesidades sociales. Si eres estudiante de licenciatura y no ves eso, algo estás haciendo mal.

¿Eres mejor que otros porque estudias una carrera universitaria? ¡Felicidades! ¿Qué harás al respecto?

Seccion: 

Bienaventurados los que inventan una religión

Debe ser un ejercicio sumamente estimulante el inventar una nueva religión. El ponerte a imaginar y crear y escribir. Sobre todo escribir. Una religión no es nada sin un libro. Muchos aventurados lo intentan seguido, pero pocos con éxito. Asumo que se requiere la dosis correcta de narcisismo y fantasía que no abunda.

Por otra parte, es un negociazo. No pagan impuestos y la gente da dinero por gusto. Además, se sienten buenas personas al hacerlo. Muchas religiones surgieron, de hecho, como un vil negocio y nada más. El sistema de creencias es lo de menos. Lo importante era ganar billetes.

Es fácil burlarnos de religiones recientes, cuyas creencias suenan totalmente absurdas. Normalmente platicamos de lo que creen con una sonrisa condescendiente en el rostro. Pero si damos una pequeña revisión a cualquier clase de culto, no les faltan dosis de absurdo.

Y todas ganan dinero. Todas. ¿Cuándo se ha visto que el mayor líder de una religión viva en la pobreza? A veces, algunos profetas vivían en la absoluta pobreza, pero los que fundaron la religión basada en sus creencias nunca lo fueron.

Aún así, respeto mucho todas las creencias, por más absurdas que éstas me suenen. Yo también tengo las mías y no me causa gracia cuando se burlan de ellas: Creo en la ciencia. Tengo fé en ella. No me constan muchísimas cosas en las que creo, pero confío en los científicos que las publicaron.

Mientras que a muchos ateos que conozco les encanta crear polémicas en el facebook compartiendo imágenes en contra de la religión, no le veo ningún sentido. Es verdad, mucha gente religiosa harta al intentar imponer sus creencias a los demás. ¿Por qué cometer el mismo error?

El pensamiento mágico ha sido parte del ser humano desde que empezamos a caminar por este planeta. Con todos nuestros avances científicos, no se ha logrado erradicar. Quizá nunca se pueda.

En estos tiempos tan "posmo", los cultos religiosos se han multiplicado. Es verdad, siempre existieron dioses para aventar pa'rriba, pero hoy hay cultos pequeñitos y variopintos para todos los gustos.

Ya viene el día de muertos, que tantos mexicanos defienden a capa y espada como una tradición mientras que desprecian el halloween. El dos de noviembre muchos pondrán altares con la creencia de que los muertos volverán al mundo de los vivos a comer la comida que les ponen ahí.

Claro, en realidad, pocos creen eso y lo hacen sólo por la tradición. Hay comida y con eso basta. Pero así veo yo la mayor parte de las tradiciones religiosas. Sólo que unas son más aburridas que otras.

Seccion: 

Volver al pasado

Hoy, Marty McFly llegará a Hill Valley desde 1985 y se impactará por los muchos avances tecnológicos del año 2015. Muchas páginas web están comparando el futuro de la película con nuestro presente. Yo los veo idénticos.

Si lo pensamos, no hay mucha diferencia: En "Volver al futuro" la sociedad es mediática, materialista e hiperconectada.

Sin embargo, la escena que me parece más profética es cuando Marty McFly entra a la tienda de antigüedades donde compra el almanaque deportivo. En el aparador pueden verse algunos objetos que hoy nos causan nostalgia por que han pasado de moda.

A través del vidrio se observa una televisión CRT, una videocámara VHS, unos cassetes de Nintendo, una Macintosh original y un sistema de sonido ochentero.

Por supuesto, cuando se estrenó esta película el chiste era que todos estos objetos eran bastante modernos. Además, muy caros. Marty observa extrañado que todas esas cosas ahora forman parte de la historia.

Y así sucedió. El ver ese aparador hoy en día es un verdadero viaje al pasado. Actualmente podemos ir a las tiendas de segunda y ver todos esos objetos en un pésimo estado ser malbaratados como vejestorios.

Si los quieres como nuevos, te costará bastante caro. Tendrás que acudir a una tienda "vintage", donde te venden eso y más a un precio irrisorio. Todo por un afán nostálgico.

La película no logró predecir los hipsters, pero al menos los presintió.

El mismo hecho que le rindamos tanto culto a una película de los ochenta es casi lo mismo. Es nuestra forma de observar el aparador de esa tienda de antigüedades y reírnos un poco de la ingenuidad de la época. Pero también añorarla.

Marty observa a través del vidrio y, nosotros, a través de la pantalla, lo observamos a él.

Seccion: 

Nuestro amigo Internet

Internet se ha convertido en ese amigo muy, muy chistoso que todos tenemos. El que siempre hace chistes, para el que todo es broma y siempre nos hace reír. Además, está disponible las veinticuatro horas. Puedes llegar con él y decirle: “¡Ey, Internet! Me acaban de dar una pésima noticia: Tengo cáncer”. Él inventará una serie de memes ingeniosísimos sobre tu enfermedad. Te carcajearás hasta que te duela el estómago. El problema es que, al final del día, seguirás teniendo cáncer.

Es una consecuencia previsible del capitalismo: Darle a la gente lo que quiere. A veces me imagino al capitalismo como un pésimo padre que no sabe decir que no a sus hijos. Les da dulces, comida chatarra, demasiado azúcar y los deja ver demasiada televisión. El producto es esta sociedad.

Cuando la World Wide Web inició, su objetivo era compartir el conocimiento científico fácilmente. Poco más de veinte años después, se comparten memes, gatos y bullying. Si bien todo esto es divertido, y también río como cualquier otro cuando lo veo, no puedo dejar de pensar en el potencial desperdiciado de esta tecnología, y la gente que la utiliza.

¿Hay un fraude electoral? Inmediatamente se crean memes al respecto. Se ridiculizará la situación o se comparará con la de alguna película que todos hemos visto. Los más conscientes compartirán imágenes con frases reflexivas o críticas. Al final del día el fraude seguirá ahí. Todos hicimos nuestra catarsis y nadie movió un dedo.

A finales de los noventa, me frustraba que el sentido del humor que tanta risa me daba en Internet no existía por ninguna parte a mi alrededor. Los medios no lo tenían y mis conocidos tampoco porque el acceso todavía era muy limitado. Hoy está por todas partes, y peor: todo es un chiste.

Internet tiene un potencial increíble. Todos los días aprendo más gracias a la red, los blogs, noticias, documentales. Pero de nada sirve esta herramienta si no hay criterio o reflexión. Al contrario, parece una avalancha de tonterías inmensa. Uno tiene que desperdiciar gran cantidad de tiempo macheteando lo inservible, como en la jungla, para conseguir algo útil.

Lo que más odio, y lo he dicho una y mil veces, es que existan sitios cuya única función es generar visitas. No aportan información útil, no dicen nada nuevo. Sólo recomparten lo mismo, o revuelcan la información tantito para despistarla. Te dividen el contenido en diez páginas que debes ver una a una, mientras te atiborran de anuncios. Otros ponen títulos engañosos y francamente estúpidos. Tomemos una aguja en el pajar: El caso de Upsocl.com. Algunos de sus titulares recientes:

  • 27 bromas de oficina que llegaron demasiado lejos.
  • 25 países “exitosos” sufren día tras día con estos 7 problemas.
  • Darle un poco de comida a este perro fue la mejor idea que tuvo este hombre en su vida.
  • ¿Puedes adivinar el nombre de estos 63 personajes de dibujos animados?
  • 12 pasos para ser una persona mucho más feliz.

Títulos que prometen entretenimiento o grandes revelaciones. Cosas que transformarán tu forma de ver el mundo, o te ayudarán comprender algo inesperado. ¿Lo hacen? Por supuesto que no. Su ritmo de publicación es implacable: Estos y muchos más titulares son tan solo de las últimas dos horas. ¿Quién puede lograr cambiarnos la perspectiva y la vida quince veces por hora? Es absurdo.

Ya ni hablemos de la redacción de los sitios, que es atroz en la mayor parte de los casos. Además, sus titulares están escritos casi siempre en forma de listas (“25 cosas que...”) o de pregunta (“Te atreverías a...”). Y el contenido, bueno, una pérdida total de tiempo.

Ahora, yo sé que todos necesitamos tomarnos la vida más a la ligera, relajarnos, reír… Estoy totalmente de acuerdo. Mi pregunta es: ¿es lo único que necesitamos? Es un caso similar a la alimentación. Obvio que la sal y el azúcar son vitales para nuestra subsistencia, pero muchos alimentos abusan de ellos. A los seres humanos, por naturaleza, nos encantan estos sabores. Pero hoy en día, la sal y el azúcar se encuentran en un estado puro y es fácil producirlos, por lo que se nos satura de ellos. Lo mismo sucede con la información: Nos vamos hacia las fotografías graciosas y textos ingeniosos y que no requieren esfuerzo para leerse porque nos hacen sentir bien, pero no nos nutren.

Yo era un total partidario de que Internet estuviera en todas partes. Era ingenuamente optimista al respecto: Pensé que ayudaría a la gente a ser más inteligente, a que aprendiera más y a desarrollar su curiosidad natural. Hoy pienso casi lo contrario. La televisión basura era bastante mala, pero el sucesor es un poco más macabro: lo hicimos nosotros mismos.

Seccion: 

Mexicalli Rose

ruinas brotan de una bocanada centígrada
que se escabulle por las coladeras
inservibles, taponeadas
apuñala tu rostro
entierra sus pulgares en tus ojos

un valle seco
resguarda construcciones caníbales
una nube de polvo y malos recuerdos

regreso a Mexicali
una y varias veces
a la masa autófaga
tirana
devoradora de edificios
de sí misma
de personas
y tu alma
recicla su basura para frenar el tiempo

una frontera de vidrio
escenario de Casablanca, Star Wars y Touch of Evil
lleno de espejismos y mentiras

otra frontera de hierro
con postes verticales y patrulleros verdes
una más de desierto
otra de montañas
todas te escupen en la cara

una ciudad gemela, enterrada
oculta en callejones
atiborrados de letras chinas

habitantes que se sueñan en otra parte
y la desprecian en vacaciones
huyen de la antropofagia
cuando el pavimento arde
y el recuerdo se congela
para no morir
de Mexicali Blues

un hotel del norte
calles craqueladas
aire púrpura en el horizonte
una tormenta de arena
mujeres que llegaron del infierno en diligencia
una corona de cachanillas
minivans con nada que declarar
y una pincelada de Calíope

Bienvenido al nuevo Mexicalli

Seccion: 

No verbal

Doy clases tanto a músicos como a artistas plásticos. Con el tiempo me he dado cuenta de algo. Éstas dos artes tienen algo en común que me causa envidia: No dependen del lenguaje. Las sonatas, sinfonías, cuartetos y ensambles se entienden sin necesidad de hablar, de leer. Las instalaciones, pinturas y performances no requieren un intérprete, aunque muchos piensen que si. En cambio, un escritor normalmente escribe en su idioma natal y si quiere llegar lejos en este mundo debe ser traducido.

El músico se presenta sin conflicto tanto en Estados Unidos como en Japón o Indonesia. El artista plástico puede exponer en Zimbawe o Finlandia. Su obra puede interpretarse casi igual en todo lugar. ¿No es eso maravilloso?

Pero, repito, un escritor requiere ser traducido. Esto se dice más fácil de lo que se hace. Es una muralla China que cierra el paso a muchos terrenos. En Estados Unidos, por ejemplo, tan solo el 5% de los libros publicados son traducciones. O algo así leí una vez. ¿Cómo superar esa barrera?

Una posibilidad es vender montones de libros. Aún así, eso no te garantiza nada. Quizá lo que dices no es valioso para otros países. Además, si es difícil ser traducido, lo es todavía más ser leído.

Lo interesante de las artes visuales y la música es que trabajan con semióticas no verbales. Pero, de todas formas. Para llegar lejos, tienes que ser muy bueno. Y eso es igual para todas las artes.

Seccion: 

Sequía

Ensenada está llena de estructuras que ahora parecen absurdas. Hay una presa, con una larga extensión de tierra detrás, que me cuentan estuvo llena de agua en algún momento. Cuando llegué a esta ciudad, había clases de canotaje ahí. Ya tuvieron que irse a otra parte y ni las gaviotas encuentran nada para comer.

Hay también un sistema de canales que pasa por varias partes de la ciudad. Ahora son sólo zanjas de concreto que no llevan más que polvo y matorrales. También hay un arroyo. O más bien había. Hoy es una hendidura cruzada por varias calles y algunas de ellas tienen puentes innecesarios. ya sólo sirve para que pasen los autos de la Baja 500 y destruyan lo poco que queda del ecosistema. No hay agua dulce por ninguna parte. Cuando llegué, todavía había un chorrito en el arroyo. Ya no hay nada.

Vengo de un desierto en el que ahora llueve más que en esta ciudad de clima mediterráneo. California está pasando por la sequía más grave desde hace muchos años. Lo efectos son evidentes: Los cerros están cafés, los pronósticos de lluvia casi siempre están equivocados y la falta de agua provoca cortes en diversas partes de la ciudad. Hay colonias cuyo suministro de agua se interrumpe por semanas. En el departamento en donde estaba antes, el agua se me iba a las cinco de la tarde y volvía hasta las cinco de la mañana del día siguiente. A veces no volvía en absoluto.

Lo peor es que todo mundo vive en la negación. La gente le exige al gobierno municipal que haga algo. ¿Qué pueden hacer? Las soluciones se han barajado desde hace años: Traer agua del Río Colorado. No hay acueducto todavía, y no sé si hayan empezado los planes. Una planta desaladora de agua de mar: Desde hace más de diez años se habla de eso y tampoco se ha iniciado. Pero seamos realistas: ¿Qué pueden hacer? No cambiarán la sequía.

Todos quieren seguir con sus vidas como si nada de esto sucediera. Piensan que será algo temporal. ¿No saben que ya lleva como diez años gestándose esta crisis?

Ahora dicen que con El Niño vendrán torrentes de agua. Ya veremos, eso también lo dijeron el año pasado y no cayó ni una gota. Más vale que nos vayamos adaptando al cambio climático, o cambiemos las cosas porque el futuro no luce promisorio.

Seccion: 

De cuando el vecino te paga un favor con chismes

Cuando vivía en Mexicali tuve un vecino que llegó como todos: Sin avisar. Aterrizó cuando corrieron al anterior. La versión oficial fue que nadie soportaba sus paseos en calzones por el patio y su acoso a las vecinas, pero extraoficialmente me chismearon que el tipo se metió con la que nos cobraba la renta y que al esposo no le gustó la idea. El punto es que lo corrieron y un día había otro chango en el departamento de junto.

Tenía finta de cholo: Rapado, flaco, con pantalones aguados y camisetas blancas de tirantes. Lo observé mudarse a través de la puerta de vidrio corrediza de mi departamento. Metió unas cuantas cajas. Un día, en plena mudanza, él y su amigo me saludaron mientras yo salía. Me dijo su nombre. Nunca se me grabó, así que de ahora en adelante lo nombraré como "El Cholo". Mencionó que era perito evaluador. Añadió que si alguna vez necesitaba sus servicios "nomás le dijera". Tronó los dedos en ambas manos y desenfundó dos pistolas imaginarias.

No le presté mucha atención, y ya me iba cuando me reveló el verdadero motivo de su saludo: Quería la clave de mi internet inalámbrico. Creo que mi rostro dijo todo. Sentí que me pedía prestado mi cepillo de dientes. Para no ser grosero le dije una verdad a medias: Que lo consultaría con mi vecina, porque compartía mi clave con ella. Eso era verdad, pero la negativa ya se la había dado en mi cabeza. Pero uno no quiere quedar como mamón, pues.

Insistió. Argumentó que casi no usaba Internet y que casi nunca veía videos. Que sólo jugaría con su PlayStation 3 y poquito. Si quería, me pagaría algo cada mes por usar mi conexión… Digamos cincuenta pesos o algo así. Soltó la cantidad cautelosamente, casi se le astilló el codo cuando la dijo. En ese entonces yo no tenía consola de videojuegos, no sabía qué tantos datos jalaban. Ahora tengo y sé que consumen mucho. Le dije que luego le avisaba y me dispuse a retirarme.

Pero no se rindió. Su amigo tenía la laptop desenfundada y me pidió la clave "nomás para hacer algo rápido". Tampoco me grabé su nombre así que le inventaré uno: Pancho. Necesitaba hacer un trabajo para la escuela, según él, para la carrera de derecho. "Nomás un ratito y ya la quito", añadió. Me preguntó si yo estudiaba. Respondí lo que respondía cuando no quería responder: "Si, estudio comunicación". Otra verdad a medias, puesto que también cursaba la maestría. "Ah, pues tu también eres estudiante. Ya sabes que hay que echarle muchas ganas". "Si", pensé yo, "se te ve lo estudioso". Lograron caerme gordos en tiempo récord. Sus embustes brotaban como trementina en un pino. Extrañé mi antiguo vecino, aunque se pusiera a lavar su carro en calzones.

Ideé mi plan: Le escribí la clave directamente en su laptop. El Wi-Fi se conectó. Pancho sonrió de oreja a oreja. "Gracias. Y síguele echando ganas al estudio".

Esa tarde cambié la contraseña de mi ruteador.

Sus rostros al día siguiente no tuvieron precio. Me vieron como niños regañados. ¿En verdad creyeron que les dejaría mi clave así como así? ¿Por quién me tomaban?

Y así quedó. Ya no me pidieron otro favor.

* * *

El Cholo tenía una novia que a veces lo visitaba. Le llevaba comida. Lo sé porque siempre la veía pasar por enfrente de mi departamento cargando bolsas y tocaba la puerta. El Cholo no tenía mucho. Un día pude dar un atisbo a su departamento y ni muebles tenía. Sólo habia algunas tonterías regadas por el lugar, el PlayStation 3 y una pequeña televisión de las viejas. No me extraña que la novia le llevara comida: El tipo no tenía casi nada.

Un día la novia estuvo toque y toque la puerta pero nadie le abría. Insistió bastante y nadie salió. La vi retirarse, la escuché bajar las escaleras y al poco rato subió volvió a tocar. Creo que hasta gritó "¡Ábreme!" pero ya la memoria me falla. Después de unos eternos minutos, alguien abrió. Luego escuché un forcejeo, ella gritó "¡estúpido!" y "¡pinche drogadicto de mierda!". Escuché que algo se cayó y luego un objeto salió volando y aterrizó en el patio. Desde el segundo piso supuse una caída bastante ruda.

Total que ella se largó furiosa. Yo quería seguir trabajando en mi tesis pero quedé desconcentrado.

* * *

Poco tiempo después, el vecino al otro lado de mi departamento me pidió ayuda. Éste no era tan nefasto, su principal defecto era poner música de banda a todo volumen de vez en cuando. Pero con una visita de otros vecinos todo quedó tranquilo de nuevo. Tampoco me grabé su nombre, así que le diremos "El Paisa".

El día que me pidió ayuda me lo topé cuando yo regresaba a mi departamento. Se quedó encerrado fuera de su casa. A veces, al azotar las puertas, se cerraban con seguro aunque uno no lo hubiera puesto. Una vez me pasó y no fue una experiencia muy grata.

Conseguí un gancho de alambre en mi casa, de esos para ropa. Lo desenrrollé y con eso logró abrir la puerta quién sabe cómo. Ya no lo recuerdo bien. Se tardó, pero lo logró. Me invitó a pasar y me regaló una naranja. Me preguntó si podía ayudarle con su computadora. "Mta", pensé yo, "nomas vio burro y se le antojó viaje". Esto de saber de computadoras a veces es una maldición.

Me comentó que el inalámbrico de su computadora se desconectaba. La tarjeta de red se la vendió nuestro vecino El Cholo. La miré, y era de esas que se conectan por el puerto USB y estaba toda madreada: El plástico que la recubría estaba roto y se veía el interior. Le dije que con esas roturas no se podía garantizar una buena recepción y que le reclamara. Me dijo que el Cholo le había garantizado que funcionaba bien y que no habría problema. “Hasta la calamos aquí adentro y vimos varias redes. Me pasó la contraseña que se robó de una red de por aquí cerca”.

Le conté mi anécdota con él y la contraseña de mi inalámbrico. “Ah, con razón”, replicó. Me explicó que cuando el cholo le mostró la tarjeta inalámbrica, el Paisa le hizo notar que había una red llamada "badbit" que estaba casi al 100% de intensidad. El cholo respondió que esa era "del vecino de al lado" y que mejor no había que moverle. ¡Vaya! Creo que si les enseñé una lección.

El comenté que el Cholo me dijo que era perito evaluador. El Paisa soltó un bufido de incredulidad: "¡Ese que va a ser perito!". Le comenté lo que había pasado con la clave, y cómo el Cholo me aseguró que "casi no veía videos". "¡Que si no!", exclamó el Paisa, "si eso se la pasaba haciendo. Siempre que me asomé estaba ahí con sus amigos viendo videos".

Revisé el dispositivo y le dije al Paisa que le pidiera el dinero de vuelta al Cholo, porque el adaptador inalámbrico que le vendió no servía para nada. "Ni modo", me dijo decepcionado, "le voy a reclamar".

Al parecer el Cholo le pedía muchos favores y se aprovechaba: Por ejemplo, le pedía el celular para enviar un mensaje, pero cuando lo tenía en la mano llamaba. Una vez, Pancho llegó a su departamento para pedirle dos cigarros. Se fue con ellos y al rato llega el Cholo a pedirle otros dos cigarros. "¡Pero si le acabo de dar dos a tu amigo!". Pancho, que estaba detrás, se quedó unos segundos en silencio y exclama con una sonrisita tranzona: "¡Si te lo iba a dar!", mientras sacaba el otro cigarro de su bolsa.

Nunca me había involucrado en la vida de mis vecinos. Rara vez platiqué con alguno de ellos. Mi primer instinto era simplemente ignorar y evadir. Quizá esto ha sido estúpido, porque te enteras de chismes. En este periodo yo estaba tan ocupado, que evitaba cualquier contacto humano innecesario. Estuve en la cueva del tesista durante mucho tiempo. En ese día en específico momento también tenía demasiadas cosas por hacer, pero preferí hacer un paréntesis para respirar.

Me dio otra naranja. Mientras me la comía sacó el tema de que el Cholo tenía novia. "No sé si has visto a su novia, que le trae comida y toda la cosa", me dijo el Paisa, "Pues si, está gorda, tiene que traerle comida para que 'le den', ¿verdad?".

Y yo me quedé así como que: "Ah, okey".

"El otro día se pelearon y él no la quería dejar pasar", continuó, "entonces ella le bajó el breaker de la luz, hasta que él abrió". Oh, así que eso fue lo que pasó. "Un día me asomé a su departamento", continuó el Paisa, "y vi que su PlayStation estaba roto. Le pregunté qué pasó y me dijo que se le había caído. Pero yo lo vi muy roto".

"Oh…", se me prendió el foco, "la novia lo aventó desde el segundo piso".

"Chale", dijo él.

No obtuve mucho de ayudar a este vecino más que buenos chismes y una naranja. Bueno, quizá algo sobre lo cual escribir tres años después. Él se mudó, el Cholo se mudó, yo me mudé. Pero cada que paso por ahí me acuerdo de muchas cosas, incluyendo esa consola que salió volando desde el segundo piso.

Seccion: 

Terminator: Genysis (2015)

Seré muy breve porque esta película no me gustó para nada. Es oficial: Nadie puede hacer una secuela decente de Terminator. El último intento fallido es un desastre colosal. James Cameron logró en 1984 una película buenísima de ciencia ficción. La trama de aquella es redonda, bien lograda, implacable en su lógica. Su presupuesto era minúsculo y sus recursos muy limitados.

Esta última, Terminator: Genesys, tiene un presupuesto elevado e ideas devaluadas. Quizá ustedes me dirán que no debería esperar mucho de la quinta entrega de una “franquicia”. Además una que ha tenido una historia sumamente desafortunada. Tienen razón, no debería esperar nada. Pero cuando menos esperaba una película coherente, y ni eso encontré.

El éxito de la película original no es gracias a sus efectos especiales, o actuaciones o demás cosas. Es porque la historia es muy buena. Retoma elementos de Frankenstein: La creación que se torna en contra de su creador. También conoce muy bien algunos conceptos de inteligencia artificial, como el test de Turing e ideas de René Descartes. Si, es una película de acción, pero una que tiene ideas

Uno de los puntos fuertes en la trama es la contraposición Eros/Tánatos. Dos grandes fuerzas son las que luchan en el filme: La vida (el hombre) y la muerte (el robot). El primero luchará hasta su último aliento por salvar a Sarah Connor (y por lo tanto a la humanidad) y el segundo por matarla. Incluso cuando el robot está partido por la mitad y ya sin piel, estira el brazo para estrangularla. Las secuelas no han añadido gran cosa más que efectos especiales y agujeros en la trama.

La última secuela tiene una sola idea: Copiar las primeras dos películas y juntarlas en una sola. No ofrece nada nuevo, no hay ninguna sorpresa.

Y lo peor: Los personajes son absurdos. El mundo es plano, sin sentido. Las escenas se suceden unas a otras sin lógica. Las actuaciones son malas. Y los efectos no se diga: El T-1000 se ve peor que el original, que fue creado hace casi 25 años. Las escenas de la guerra del futuro también son ridículas. Los hombres y mujeres están muy bien vestidos, bien alimentados, bien rasurados, peinados impecablemente, lúcidos. No es una guerra, son vacaciones.

Veredicto: La humanidad retratada en esta película es digna de exterminarse. Espero que el día del juicio les llegue pronto.

Seccion: 

Páginas


Fatal error: Class CToolsCssCache contains 1 abstract method and must therefore be declared abstract or implement the remaining methods (DrupalCacheInterface::__construct) in /home3/hgomezc/public_html/www.badbit.org/sites/all/modules/ctools/includes/css-cache.inc on line 52