Blog

Reseña: Tomorrowland (2015)

Analizar esta película es como intentar separar una capirotada en sus ingredientes básicos. Es un desastre de proporciones épicas y en tantos niveles que no sé ni por donde empezar. Pero su principal problema es este: No tiene historia. Creo que al guionista le dijeron “Escribe una historia basada en la tierra del futuro de Disneylandia”, le dieron media hora para terminarlo y lo filmaron tal cual.

Normalmente hago una sinopsis de las películas que reseño, pero en este caso me resulta muy difícil. De verdad, no les puedo decir de qué se trata exactamente. La película salta de un tema a otro sin lógica alguna. Inicia en los años sesenta, en Disney, luego brinca al futuro. Posteriormente está de nueva cuenta en el presente, luego brinca al año 2000 durante una breve secuencia y por último continúa su trama en el pasado cercano. Todo esto, y no han pasado ni quince minutos de la película. No es una película de Tarantino, simplemente está pésimamente escrita.

Los personajes son planos y poco interesantes. Hay una muchacha que es hija de un ingeniero de la NASA que está a punto de perder su trabajo. Está George Clooney que es una especie de inventor que nunca nos explican a qué se dedica. Hay una niña robótica que no sabemos de dónde salió ni qué quiere. La cinta dura dos horas pero se siente de cuatro. El villano principal no es amenazante, ni siquiera es malvado. No sabemos bien cuál es su plan o por qué hace lo que hace. No sabemos nunca qué quiere nadie.

Algo de lo más preocupante de la película es que nos dice que el futuro lo encontraremos en el pasado. La tierra del mañana está llena de artefactos “retro” y gente uniformada como en filmes de ciencia ficción cincuenteros. Además, el futuro fue formado por gente muerta como Julio Verne, Nikola Tesla y Thomas Alva Edison. No hay nada futurista en verdad, nada sorprende. El puro reciclaje de otras películas que son mejores.

La película sermonea sin cesar. Intenta darnos el mensaje de que debemos ser soñadores, pensar positivamente, y que el futuro todo saldrá bien. El calentamiento global está mal, pero si la gente le echa un poquito de ganas, las cosas mejorarán. Me costó mucho trabajo soportar mensaje más bobo e hipócrita. Sobre todo en una película de Disney donde uno de los personajes principales se toma dos Coca-Colas de golpe.
En el fondo aparecen muchos anuncios de productos. La escena más descarada es en una tienda de juguetes que está repleta de productos de Star Wars. Ahora ya sabemos qué hará Disney con esas películas. En esta tienda se desarrolla una secuencia de acción donde todos se atacan con muñecos y memorabilia de la saga.

Este instrumento de tortura está dirigido por Brad Bird, creador de The iron giant, The incredibles, Rattatouille y Mission impossible: Ghost protocol. ¿Qué le sucedió? No tengo la menor idea. Esta debe ser la peor película de su trayectoria y una de las peores de Disney.

¿Qué es Tomorrowland? ¿Dónde están las mamás de todos los personajes? ¿No había también un Tomorrowland en el Disneylandia de la película? ¿Por qué el mundo del futuro aparece tan poco? ¿Para qué servían los pines que entregaron durante la película? ¿De dónde salieron? ¿Por qué se les acaba la batería? Todas estas dudas nos quedan después de ver la película. Lo peor es que no nos importan las respuestas.

Seccion: 

Django Girls: Dream, Code, Create

No puedo ser objetivo sobre este tema: El evento estuvo buenísimo. Les comenté hace algunas semanas que habría un curso de programación para mujeres en Ensenada, organizado por Django Girls México. Pues sucedió este fin de semana, con 45 asistentes, y un éxito rotundo. Tuve la suerte de ser coach, en parte para ayudar a difundir el software libre, para cerrar un poco la brecha de género en la industria y también para hacer un poco de investigación. Les cuento aquí algunas de mis impresiones y experiencias.

El viernes 22 de mayo se inició con un evento de presentación. Las asistentes mencionaron su interés en aprender Django porque escucharon que es una tecnología nueva que está siendo muy usada. Había un rago de edades bastante amplio, empezando por muchachas de preparatoria y otras mujeres ya con varios años de experiencia laboral. Muchas de diferentes campos: ingeniería, ciencias, psicología, mercadotecnia, comunicación y diseño gráfico. Ese mismo día se instaló el software necesario.


Al día siguiente las asistentes se pusieron a trabajar en un tutorial que les explicó paso a paso cómo crear un blog desde cero usando Django, que es un framework de Python. Muchas asistentes no tenían experiencia previa en programación, por lo que se apoyaban en los coaches cuando se topaban con alguna dificultad o un error, lo cual fue más seguido para algunas personas que para otras. Entre todos nos ayudamos y logramos resolver la mayor parte de las dudas.

Este tipo de eventos surgieron en Europa y fueron traídos a México gracias a Andy Osuna, quien se encontró el tutorial y la iniciativa en Internet y decidió hacerla aquí. Primero en Tijuana, que fue un éxito y ahora repitiendo la misma estrategia en Ensenada. Se apoyó de una asociación civil de jóvenes llamada Hala Ken Telar Juvenil, quienes participaron consiguiendo patrocinio del Consulado Norteamericano en Tijuana. Gracias a estos esfuerzos combinados se pudo dar comida a las asistentes, así como camisetas y tazas. Sin contar que el curso fue totalmente gratuito.


Una foto publicada por Trey Hunner (@treyhunner) el

También contamos con la presencia de Audrey Roy Greenfeld y Daniel Roy Greenfeld, un matrimonio que publicó el libro Two scoops of Django. Ambos son programadores y les encanta la iniciativa Django Girls, tanto así que nos visitaron desde San Diego. Su plática fue principalmente motivacional y nos contaron de todas las aplicaciones que usan Python y la increíble flexibilidad del lenguaje.

Two scoops of Django photo two-scoops-django-1.8-best-practices_abe21353-2734-4208-8566-c95e22759f59_1024x1024.png


Personalmente quedé sorprendido por la tenacidad de todas las asistentes. Ninguna se dio por vencida y a pesar de las frustraciones y las dificultades continuaron hasta el final. A decir verdad, sólo una terminó todo el tutorial pero fue por problemas técnicos un poco fuera de nuestro control. Fue muy pesado estar más de ocho horas frente a la computadora, escribiendo código y resolviendo problemas. No estoy muy acostumbrado a eso, a decir verdad. Sin embargo, fue una experiencia sumamente gratificante. Supongo que la dinámica del evento busca replicar la sensación de estar en un hackatón.


Entrevisté a algunas de las asistentes al finalizar el taller para una investigación que estoy haciendo. Su respuesta fue entusiasta, incluso si batallaron y fue mucho trabajo. Comentaron que les gustó la estructura más libre. Es decir, que no sólo hay un profesor que tiene todo el conocimiento. Hay una multitud de coaches que se ayudan unos a otros. Además, era un aprendizaje motivado por un interés personal. Todas estaban ahí por que algo particularmente les llamó la atención.

No puedo dejar de enfatizar el poder del software libre. No es sólo un pedazo de tecnología, es un movimiento social. Nadie tuvo que pagar ninguna licencia para ningún programa. No se le vendió nada a nadie. El tutorial es gratis y libremente mejorable por nosotros. Lo mismo con Python, Django e incluso el servicio web utilizado: PythonAnywhere. Todo está ahí, disponible para que nosotros lo utilicemos.


Una foto publicada por Audrey Roy Greenfeld (@pyaudrey) el

Como dije: No puedo evitar ser parcial. Estoy optimista y energizado por el evento. Supongo que era uno de los objetivos. El concentrar el capital social, en acelerar las conexiones, el entusiasmo... Esto ya lo he visto tanto en hackerspaces, hackatones, grupos de usuarios de Linux y reuniones 2600. Lo único que espero es que más eventos como este se hagan en otras partes del país. Sé que muchas solicitantes quedaron fuera, también me gustaría que se repitiera en Ensenada para que todos tuvieran la oportunidad de intentarlo aunque sea una vez.

(La fotografía del principio es de C.M.)

Seccion: 

Estaré en Mares de tinta 2015

Como cada año, ya viene el encuentro de escritores Mares de tinta en Ensenada. Sólo hago esta pequeña publicación para avisar que leeré un breve texto mío en el evento. Me asignaron la mesa del viernes a las 4:50 p. m. El evento será en los jardines de la casa de la cultura. Nos vemos ahí.

Seccion: 

Reseña: Mad Max: Fury road (2015)

Ya no hacen películas como esta. Por pereza o convención, la mayor parte de los directores prefiere que sus películas nos hablen. A los personajes no les para la boca. En ocasiones, parece que vemos una obra de teatro filmada. Las películas de acción no se escapan de este vicio y se dividen claramente en escenas de exposición y escenas de pura acción donde nadie habla pero tampoco sucede nada.

Mad Max no es así: Nos da poca información hablada, y mucha visual. Mucha auditiva. Nos muestra, no nos dice. Y tiene imágenes muy buenas para mostrar. La trama es sencilla: En un mundo post-apocalíptico y aparentemente desértico, un villano de nombre Immortan Joe tiene control de una ciudadela y del flujo de agua. Posee, además, un harén de esclavas sexuales que están hartas de ser tratadas como tales. En un viaje para conseguir combustible, la comandante Imperator Furiosa rapta al harén y en un supuesto viaje para cargar gasolina, desvía el convoy en búsqueda de una mítica “ciudad verde”, donde podrán ser libres. En el camino, se topan con Max, un rebelde y guerrero, que decidirá ayudarlas.

Casi nada de esto se nos dice explícitamente. Lo entendemos gracias al contexto. Vamos descifrando este mundo poco a poco. La acción es imparable e imaginativa. Los escenarios no son totalmente originales, pero nos remiten a lo bueno de películas como Star Wars y El Topo de Jodorowsky. Todo está lleno de creatividad: Los autos, los personajes grotescos, las secuencias de persecución y el guitarrista metalero que toca sobre uno de los camiones. Nunca fue explicado pero fue muy bien entendido por todos.

 photo el-topo-paused-12.jpg

El Topo (1972) de Alejandro Jodorowsky.

 

 photo 17wnu9c6irwegjpg.jpg

Star Wars (1977) de George Lucas.

Además, se trata de una película que tiene muy pocos efectos especiales creados por computadora. ¿Cuándo se darán cuenta los directores que, a pesar de todos los años de avances, todavía se miran falsos? Esta película lo sabe y se nota.

Sólo podría quejarme de que la participación de Max es sólo marginal y sin embargo le da título a la película. El verdadero personaje principal es Furiosa. Además, la primera hora de la película es mucho mejor que la segunda, que comienza a caer en situaciones más convencionales.

Cualquier palabra extra que yo escriba es redundante: La película habla por si misma. Normalmente vengo a mi blog a publicar reseñas cuando siento que hay algo que añadir a lo que acabo de ver, pero en esta ocasión sólo quiero recomendarla. Está muy por encima de una simple reseña de un pequeño blog en Internet. Ojalá tenga mucho éxito y se hagan más que sigan los pasos de Mad Max.

Seccion: 

Reseña: The age of Adaline (2015)

Esta es una película triste. No por su trama, personajes o situaciones. Más bien por que es una oportunidad perdida. Detrás de una trama trascendente se oculta una simplona película romántica que te brinca al rostro como un alien y te asfixia antes de que puedas protegerte.

La premisa es simple: Adaline, una mujer joven a principios del siglo XX, sufre un accidente mágico que le impide envejecer. En un principio esto parece una gran ventaja, hasta que la sociedad se rehúsa a aceptar a una mujer de casi cuarenta años que se vea como una veinteañera. Cuando los problemas empiezan, decide huir y cambiar de domicilio, identidad y amistades cada que las cosas se pusieran sospechosas. Su hija empieza a verse más vieja que ella y sus amigos mueren, pero ella sigue igual. Trágicamente, sólo puede seguir mudándose una y otra vez.

Aunque la idea no es muy original, se podría prestar a muchas situaciones y connotaciones profundas. No tiene que ser una gran película, me conformaría con una película interesante que tenga una lectura más sutil. Pondré dos ejemplos muy simples: Groundhog day (1993) con Bill Murray. Una simple comedia que plantea la situación de revivir el mismo día una y otra vez, por toda la eternidad. Su amable exterior disimula una serie de capas de significado que llegan hasta la filosofía. Uno puede leer lo que desee en esa pequeña comedia.

 photo groundhog_day____genesee.jpg

Igual sucede con Back to the future (1985), donde el punto principal no es el viaje en el tiempo, es una pregunta mucho más universal: ¿Qué sucedería si conociéramos a nuestros padres de nuestra edad? ¿Cómo nos llevaríamos con ellos? ¿Serían como nos contaron? La situación no sólo se presta a la comedia, es un tema con el cual cualquiera puede identificarse.

 photo BackFuture30.jpg

Ambas son películas comerciales, sin altas pretensiones artísticas. Sin embargo, nos dan un hueso un poco más duro de roer. No se nos olvidan de camino al estacionamiento del cine. Tan es así que las podemos ver hoy y nos siguen divirtiendo.

The age of Adaline podría haber estado en esta categoría. El simple hecho de que la hija de Adaline se mire anciana a un lado de ella podría prestarse a tantas lecturas. ¿Se imaginan una madre veinteañera cuidando de su hija anciana? Como si fuera un regreso a la infancia, y requiera cuidados de nuevo. Pero la película huye de todos estos temas y cuando encuentra un obstáculo le saca la vuelta. Los momentos más interesantes suceden cuando aparece Harrison Ford, que interpreta al padre del interés romántico de Adaline. Con quien ella, por cierto, tuvo también un romance hace muchos años. Él casi la reconoce, pero le parece imposible que siga tan idéntica. Ella miente y dice que es su propia madre.

Casi tocaban un tema interesantísimo. Casi. Pero como mencioné, la película lo salta olímpicamente, ignorando por completo la situación para aterrizar en refritos manoseados.

¿Qué piensa Adaline? Casi no hay momentos de reflexión en la cinta. Sería tan bueno que ella hablara desde su experiencia de más de un siglo como mujer de la misma edad. Podría hablarnos de cómo ha cambiado la sociedad durante todo el siglo XX. ¿Pueden imaginar semejante privilegio? Después de todo, ella lo ha vivido. Adaline debería ser sabia, muy sabia. Ese podría ser su encanto, no su belleza. Pero no sucede nada de esto: Se enamora repentinamente y recorremos territorio familiar a toda película romántica.

Yo sé que los directores hacen las películas que ellos quieren, no las que yo me imagino. Por eso mi reseña debe tomarse con un ligero excepticismo. Sólo son diatribas tontas de alguien que quiere reflexionar un poco cuando va al cine.

Seccion: 

Cine: Un siglo de Orson Welles

Este mes Orson Welles cumplió cien años de haber nacido. Desde mi punto de vista, es una de las figuras más importantes del cine del siglo XX y una de mis inspiraciones personales. Muchos blogs y sitios web sobre cine le están rindiendo tributo de diversas maneras. Casi todos repiten datos reciclados y manoseados al extremo. Quisiera hacer algo diferente.

Él es responsable de mi película favorita: Touch of evil (1958). Es una cinta excelente, y si no la has visto todavía te invito a que lo hagas. No sólo es innovadora visualmente, también creo que habla de mi tierra natal, Mexicali. Hace algunos años asistí a un congreso de cine fronterizo en Tijuana donde presenté una ponencia. Una de las mesas trataba precisamente sobre Touch of Evil, y fue divertidísimo ver cómo tijuanenses y mexicalenses se pelean la locación de la película. Así de buena es.

 photo touchofevil.jpg

El debate surge porque dentro de la cinta la acción transcurre en la ciudad de "Los Robles", que se encuentra en frontera con California. Alguien argumentaba que como en el fondo se ve un letrero de Jai-Alai, eso debió ser forzosamente Tijuana. Yo argumenté que como la ciudad es plana y los edificios tienen toldos en la acera, debe ser Mexicali. Obviamente no llegamos a nada, pero yo sigo pensando que es Mexicali. En realidad, la cinta fue grabada en Venice, California, pero imagino que Mexicali durante los cincuenta no debió ser tan diferente. Al menos en espíritu.

Touch of Evil es una película incompleta. Orson Welles se fue a realizar otro proyecto antes de que la película estuviera terminada. Las pruebas de audiencia fueron desastrosas y el estudio mutiló la película sin su autorización supuestamente para mejorarla. Afortunadamente en 1998 se pudo hacer una restauración de la visión original de Welles, y podemos ver que la versión original era muy superior.

Pero quisiera hablar hoy de una película que no corrió con la misma suerte: "The Magnificent Ambersons" de 1942. Otra de mis películas favoritas, y en mi opinión, una de las mejores películas que se han hecho. Lamentablemente, esto nunca lo sabremos ya que también fue mutilada. En esta ocasión, los negativos fueron quemados por lo que no hay posibilidad de reconstrucción física.

 photo ambersons.jpg

Pero podemos imaginar. Leí la novela original de Booth Tarkington, y el mejor libro sobre el tema: "The Magnificent Ambersons: A Reconstruction" de Robert Carringer. Además, escuche la radio-novela que hizo el mismo Welles y tengo una idea bastante aproximada de cómo fue en un principio. Por eso afirmo que fue una de las mejores películas jamás producidas.

Como no vi que nadie hubiera hecho esto, me di la tarea de reconstruir la secuencia inicial de la película. En ella, Orson Welles intenta recrear la atmósfera de la novela mediante imágenes nostálgicas. Además, nos presenta a los personajes, la relación entre ellos y con su ciudad. Aunque no protagonizó la película, si proveyó la voz en off durante la cinta. Presento a continuación la versión modificada por el estudio:

Este inicio queda incomprensible por varios motivos. La intención original de Welles era iniciar con un montaje que mostrara la fachada de una casa durante todo un año. A través de esa imagen ilustraría lo que sus palabras van diciendo. Además, se cortó un segmento significativo de narrativa que deja absurdas las palabras finales de Welles.

Lo que hice para restaurarlo fue reordenar segmentos del video, auxiliándome del guión original y el soundtrack de Bernard Herrmann. Mi versión restaurada quedó así:

¿Notan la diferencia? Es inmensa. En la versión de Welles, se inicia con la vida en un año de la casa, que representa la vida de las familias de clase alta de esa parte de Estados Unidos. Posteriormente pasamos al romance entre Eugene y Isabelle y como él se viste frente al espejo para disculparse con ella. La escena cortada mostraba a Eugene caminando desde su propia casa a la casa de Isabelle saludando a la gente que se encontraba por el camino. Ahí veíamos al resto de las clases sociales de la ciudad. La música todavía hace eco cuando a Eugene le niegan la entrada a la mansión por primera vez.

Todo esto se perdió y tenemos pocas esperanzas de recuperarlo.

Todavía tengo esperanza de que alguien sea lo suficientemente arrojado como para intentar reconstruir la película. Filmando escenas extra o empezando desde cero. Pero que haga un trabajo fiel, no como la horrible versión de Alfonso Arau que supuestamente se basó en el mismo guión pero no dejó nada en su lugar.

Quisiera considerar este breve escrito como una carta de despedida a alguien que no está. Pero que sigue siendo recordado no como lo conocemos superficialmente, si no como realmente fue en su interior.

Espero que esta película no se olvide. Que aprendamos lecciones de este cineasta.

[UPDATE: Acabo de encontrar un artículo de Alonso Ruvalcaba sobre la película. Fue publicado en el blog "En Pantalla" de Letras Libres. Me llamó la atención que usó mi versión editada del inicio para ilustrar su argumento. Pueden encontrar el artículo aquí. Complementa muy bien lo que digo en esta entrada y me dio algo de pereza escribir.]

Referencias

Beckham, J. (2005). Border Policy / Border Cinema: Placing Touch of Evil, The Border, and Traffic in the American Imagination. Journal of Popular Film and Television, 33(3), 18–36.
Carringer, R. L. (1993). The Magnificent Ambersons: A Reconstruction. University of California Press.
Comito, T. (1985). Touch of Evil: Orson Welles, Director. Rutgers University Press.
Leaming, B. (1995). Orson Welles: A Biography. Limelight Editions.
Perkins, V. F. (1999). The Magnificent Ambersons. British Film Institute.
Rosenbaum, Jonathan & Welles, Orson. (1992). Orson Welles’ Memo to Universal: “Touch of Evil”. Film Quarterly, 46(1), 2–11.
Tarkington, B. (2013). The Magnificent Ambersons. CreateSpace Independent Publishing Platform.

Seccion: 

Reseña: 10 PRINT CHR$(205.5+RND(1)); : GOTO 10 (2013)

Los estudios de software son una disciplina muy reciente. Si bien las humanidades y las ciencias sociales han volcado sus intereses hacia múltiples aspectos del ser humano, el software se ha ignorado por varios motivos. Quizá por ser tan reciente. La idea de software como la conocemos hoy surgió durante los años sesenta aproximadamente. Pero el motivo más importante, creo yo, es porque el software se ha considerado históricamente como tecnología, no como cultura.

Este libro de 2013, de nombre inusual pero divertido, intenta argumentar lo contrario. Toma como ejemplo un programa cortísimo. Un programa que difícilmente puede llamarse así. Es más bien un juego o una broma. Una línea de código que le da título, escrito en el lenguaje BASIC de la computadora Commodore 64. A los usuarios de esta máquina, cuando introducían ese código, se les presentaba un laberinto sin fin en sus pantallas.

Los autores del libro se toman todo un capítulo para exponer un aspecto cultural de este programa. Como explica su coordinador, Nick Montfort, intentan retomar la tradición de autores como Roland Barthes en S/Z, donde el teórico francés analiza el cuento Sarrazine de Balzac. También a Stuart Hall, con su historia cultural del Walkman.

Los autores explican temas tan básicos como la historia de los laberintos, remontándose hasta el de Dédalo, que albergaba a Minotauro en la mitología griega. Mencionan también los laberintos utilizados por los conductistas para hacer experimentos con ratas. Pero no sólo se detienen ahí, analizan la aleatoriedad, la historia de BASIC, la historia de la Commodore 64, las series repetitivas en el arte y un largo etcétera. Todo esto está bellamente ilustrado. Realmente fueron exhaustivos para ver este tema desde múltiples lentes. Quizá hasta el exceso, diría yo.

El libro tiene más de 300 páginas, y aunque es un recorrido interesante, creo que es ociosamente detallado en momentos. Es decir, no se requiere tanta historia para comprender una línea de código. ¿Cómo ayuda a nuestra comprensión el que porten ese mismo software al Atari 2600? Como ejercicio es interesantísimo, pero el lector captó el mensaje varios capítulos atrás.

Aún así, este es un libro importante para los estudios de software. ¿Qué tal si alguien trabajara en una historia cultural de UNIX? ¿Cuál es la cosmovisión de los programadores de software libre? ¿Por qué Windows es como es? ¿Qué tipo de políticas se imponen a los usuarios de smartphones? Este libro coloca uno de los primeros ladrillos para construir ese conocimiento.

En México esta es una disciplina prácticamente inexistente, pero se presta para muchos análisis interesantísimos que están todavía por hacerse. La tecnología empieza a crecer en nuestro país, pero las humanidades digitales ni siquiera se han descubierto el ombligo.

Seccion: 

Reseña: Tiempos felices (2014)

Ésta es una película que está gritando constantemente que es diferente. Distinguirse del resto no es nada malo, pero cuando la exclamación es constante, exagerada y forzada, termina molestando. Esta película satura: Es demasiado hipster. Demasiado. Desde los créditos iniciales que están dibujados como en Juno. Eso termina destruyéndola.

Vamos por partes: Max amaba a Mónica. Pero ya no. No sabe cómo decirle. Cuando lo intenta, todo sale mal y ella piensa que le propuso matrimonio. Él contrata una empresa que promete hacer el trabajo sucio, y ayudarlo a cortar sin que él meta mano. Las cosas no salen bien.

La trama tiene algunos giros, pero sin importancia real. En este, su primer largometraje, Luis Javier M. Henaine no apostó por una historia interesante. Le apostó a algo muy diferente: La dirección de arte.

Lo único que rescata a la película de no ser completamente olvidable es el decorado y el vestuario. Es la película más hipster que he visto en mi vida. ¡Todo es retro! Los teléfonos son de disco, todavía utilizan VHS y álbumes de vinyl. Las cámaras son todas análogas y muy antiguas, por cierto. La ropa parece vintage. Los personajes visitan diners de los años cincuenta. Los tapices, los muebles, el decorado. Todo es retro, hipster, vintage. Todo, todo, todo.

Después de un rato, uno se asquea.

No sólo eso. Los personajes son mareadores también. Ninguno de ellos tiene problemas reales. El mayor problema de Max es que no sabe cómo decirle a su novia inmadura que ya no quiere andar con ella. Aparentemente para nadie es un problema el dinero. Obviamente viven en México, pero si le creemos a la película, el país de primer mundo y está lleno de lugares cool para ir a comer, donde los cines todavía pasan películas de Stanley Kubrick y Woody Allen.

Hay cosas positivas: La fotografía es muy buena. Hay escenas que son francamente simpáticas y tienen algo de gracia.

Pero las actuaciones son guangas e inverosímiles. Están casi bien logradas, pero les falta. Las escenas de sexo son sumamente incómodas. Se siente la tensión de los actores en todo momento.

Pero, como mencioné, algo que terminó irritándome es que todo es en exceso hipster. Me causó la misma repulsión de ver a alguien con bufanda en verano, pantalones de tubito, lentes de pasta, converse y sombrerito: Mamadas. Pretextos para sentirse original, cool, único.

No me molesta lo retro. En dosis moderadas es muy saludable. Recordemos por ejemplo la película Eternal sunshine of the spotless mind (2004). En ella los personajes usan cassetes y algunos dispositivos que aparecen ahí son totalmente anacrónicos. Pero son tan solo unos cuantos, la película no depende de ellos.

Aún así, me gustaría que este director siguiera haciendo más películas. Quizá con un mejor guión saldrá algo rescatable. Su debut es un compendio de lo hipster, pero sin el sarcasmo.

Seccion: 

Perro con piña

Según una nota que acabo de leer, en Tijuana muchos restaurantes de comida china están a punto de cerrar porque la gente no confía en ellos. Están vacíos desde que se descubrió que en el Lo Yen City vendían perro. Cometieron el pecado mortal de cocinar al mejor amigo del hombre. ¿Por qué la gente dejó de ir a todos los restaurantes?

Creo que por dos motivos. Primero, pensemos qué habría pasado si esto sucediera en una taquería. Que se descubrieran jaulas de perros a punto de ser convertidos en tacos de carne asada. ¿La gente dejaría de ir a todas las taquerías de la ciudad? Lo dudo. Creo que aquí hay algo de racismo hacia los chinos, un racismo que existe desde que ellos llegaron. Este rechazo se encuentra tenso en la superficie de cualquier interacción entre chinos y bajacalifornianos.

Por otra parte, el perro tiene un lugar especial en el imaginario occidental. Es extraño, pero podemos soportar ver perros atropellados. muriendo de hambre en las calles o amarrados toda su vida en el árbol de un vecino con calorón o lluvia. ¡Pero que nadie se los coma! O peor aún, que nos den perro por liebre. O perro por pollo.

Sumen el pecado mortal de cocinar perro con el racismo preexistente en el estado, y el resultado es claro: Decenas de restaurantes a punto de quebrar, empleos perdidos y una baja drástica en la venta de vegetales e ingredientes para esta comida.

Las cosas no se quedan ahí: En las primarias le están haciendo bullying a los niños chinos, y les dicen "come-perros". ¿Come-puerco no es un insulto? ¿O come-pollo?

Claro, a nadie nos gusta que nos engañen en cuanto a lo que comemos. Quién sabe de dónde salieron esos perros, qué alimentación tuvieron, si estaban vacunados y qué enfermedades traerían. Fue una horrible estafa y grosería. Obviamente las autoridades deben revisar si no hay otros restaurantes que hacen lo mismo.

Pero si hubiera sido una taquería, una tortería o una fondita de la esquina, todos le echarían la culpa al dueño del localucho. Pero cuando se trata de comida china, todos los chinos tienen la culpa.

Por favor, bájenle a sus chun kunes. No sean racistas.

Notas relacionadas:

Seccion: 

Pangea Heartist Comunity solicita ayuda para familia atropellada

El día de hoy el director de una comunidad de artistas de Ensenada se acercó a la facultad de artes a pedir ayuda. En diciembre un conductor atropelló a una familia, la cual sufrió lesiones que están siendo atendidas actualmente en San Diego, ya que en México no se contó con la capacidad. Obviamente esto les ha generado un enorme gasto con el que la comunidad Pangea intentará ayudar. Esto lo harán mediante la venta de arte, y solicitan a artistas locales donaciones de obras para recaudar los fondos necesarios.

¿El culpable? Ya está libre bajo fianza. De acuerdo a una nota de Ensenada.net

Como se informó con oportunidad el pasado 10 de diciembre por la mañana tres miembros de una familia, Beatriz Marisela Gallegos Galván de 29 años de edad y sus hijos Isaac Salazar Gallegos de siete años de edad y Jazmin Salazar Gallegos de nueve, fueron atropellados por un pick up.

La madre fue dada de alta casi de inmediato en el IMSS pese a tener fractura en cadera y rodilla que no le detectaron hasta que llegó a Estados Unidos con su hijo de siete años que tenía traumatismo craneoencefálico y su hermanita el brazo quebrado.

El impacto del suceso provocó que el padre de los menores, agravara un problema de salud que mantiene afectados sus riñones.

Actualmente la niña y la madre ya están recuperadas, aunque la mamá anda todavía con muletas, la niña es la que esta ya bien de salud.

El niño tuvo un traumatismo que lo mantuvo dos semanas en coma y luego empezó a mover primero la mano y el lado derecho del cuerpo a responder a mover cadera y luego de darle terapia, empieza a recuperar el lenguaje y tararea ya los temas de sus caricaturas y películas favoritas.

Sin embargo tienen un gigantesco adeudo con el hospital de Estados Unidos donde han sido tratados para lo cual sus amigos han iniciado una serie de actividades para obtener recursos con que apoyarlos como esta venta de cuadros.

Si tú quieres ayudar puedes comunicarte con ellos al teléfono (646) 107-1918, o a través de su Facebook.

Anexo dos notas que hablan del hecho:

Seccion: 

Páginas


Fatal error: Class CToolsCssCache contains 1 abstract method and must therefore be declared abstract or implement the remaining methods (DrupalCacheInterface::__construct) in /home3/hgomezc/public_html/www.badbit.org/sites/all/modules/ctools/includes/css-cache.inc on line 52